Home Cosas de Lorca Calles y Plazas Lorca recupera una seña de identidad histórica, social y cultural gracias a...

Lorca recupera una seña de identidad histórica, social y cultural gracias a la finalización de los trabajos de recuperación de la Fuente del Oro.

La restauración de este popular monumento ha contado con una inversión de 265.000 euros de la Comunidad Autónoma dentro del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio de Lorca. Se han recuperado caños, muros, vaso, pilón y abrevadero, y también se ha reacondicionado el espacio urbano incluyendo la iluminación, los accesos y un atractivo jardín aromático .

0
Compartir

Lorca recupera una seña de identidad histórica, social y cultural gracias a la finalización de los trabajos de recuperación de la Fuente del Oro.

El Alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, y el Consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Javier Celdrán, han visitado esta mañana la Fuente del Oro tras su restauración. La recuperación de este popular monumento ha sido posible gracias a la inversión de 265.000 euros de la Comunidad Autónoma dentro del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio de Lorca.

Fulgencio Gil ha indicado que “como parte de los trabajos de recuperación se han restaurado caños, muros, vaso, pilón y abrevadero, y también se ha reacondicionado el espacio urbano incluyendo la iluminación, los accesos y un atractivo jardín aromático. La ciudad de Lorca recupera una seña de identidad histórica, social y cultural. La Fuente del Oro forma parte del acervo cultural de esta tierra pues a lo largo de las décadas y los siglos lo que originalmente era un espacio urbano destinado a abastecer de agua los vecinos, abrevar a los animales y lavadero se convirtió en una seña de identidad propia de la ciudad”.

El Alcalde de Lorca ha añadido que “la Fuente del Oro es también un símbolo del carácter indómito de Lorca y sus vecinos. A lo largo de la historia las crecidas del río o las roturas de los pantanos destrozaron la antigua fuente. Y una y otra vez los lorquinos y lorquinas volvieron a levantarla, porque era necesaria y porque era parte de su identidad cultural, la nuestra. En el día a día y la vida cotidiana estuvo presente, forma parte de nuestra tradición, es nuestra cultura y por ello han cicatrizado las heridas que inundaciones y terremotos le provocaron y nos recibe hoy con un estado admirable, probablemente mejor que nunca”.

Gil ha destacado que “los lorquinos tenemos que estar orgullosos de haber recuperado este espacio. Pero ahora nos toca lo más difícil: conservar la Fuente del Oro y respetarla. Y eso es labor de todos. Tenemos que disfrutar de la infraestructura pero también cuidarla, porque solo así las generaciones venideras podrán disfrutar también de su Fuente. Por nuestra parte, desde el Ayuntamiento nos comprometemos a aprovechar esta área patrimonial para la dinamización cultural y por ello programaremos diversas actividades que, en sintonía con el entorno, permitirán disfrutar de distintas artes, especialmente la música, desde la Fuente del Oro”.

El Primer Edil ha querido agradecer al “Gobierno Regional por hacer posible esta mejora que era una demanda colectiva de la ciudadanía de Lorca. También al arquitecto juan de Dios de la Hoz y a la empresa Lorquimur, porque han conseguido un acondicionamiento absolutamente modélico; y animo a que lorquinos y lorquinas a que disfruten de este espacio tan hermoso”.

La Fuente del Oro fue construida en el siglo XVIII y junto a la Fuente del Caño se encargaban de abastecer de agua a la población. La fuente estaba compuesta de manera original por un abrevadero o lavadero de forma rectangular, sobre el que se vertían las aguas de forma ininterrumpida a través de una serie de caños. En 1802 la rotura del Pantano de Puentes produjo una avenida que destruyó todas las fuentes de la ciudad, entre ellas la del Oro, que fue reconstruida en 1818.

Durante la segunda mitad del siglo XX se desarrollaron obras de reordenación en el espacio que provocaron la práctica desaparición de la Fuente del Oro, provocando que los caños quedaran enterrados bajo tierra y conservándose solo la estructura del viejo lavadero.