Home Cosas de Lorca Personas y Asociaciones Caritas necesita con urgencia mantas, ropa de abrigo y alimentos no perecederos.

Caritas necesita con urgencia mantas, ropa de abrigo y alimentos no perecederos.

0
Compartir
LORCA- 11/8/2015. Economato

Caritas necesita con urgencia mantas, ropa de abrigo y alimentos no perecederos.

El presidente de Cáritas Interparroquial de Lorca, Lázaro Caballero, alertó de que la entidad que dirige «ha empezado ya a apreciar los primeros síntomas de las consecuencias que podría acarrear la falta de agua para los cultivos en la huerta» de este municipio.

«Otros años por estas fechas –según el presidente de Cáritas–, descendía considerablemente el número de familias que solicitaban ayuda a la ONG y este año no solo no se ha reducido, sino que se encuentra al alza».

En este sentido, Caballero recordó que la propia Comunidad de Regantes de Lorca fue quien dio la voz de alarma, aconsejando a los agricultores que planifiquen sus plantaciones y sean conscientes de que el agua para riego no está garantizada, «lo que hace que los afectados por el problema sean más remisos a la hora de trabajar en sus plantaciones».

El presidente de Cáritas en Lorca aseguró que es «consciente del problema que puede acarrear la falta de agua en el municipio, donde la agricultura es base fundamental de su economía y donde cientos de familias viven gracias a este sector». También es sabedor de que «muchas de las personas que atendemos en la entidad son trabajadores que echan jornales tanto en el campo como en los almacenes de manipulación de productos hortofrutícolas».

En este sentido, señaló que «el problema ocasionado por la falta de agua para riego está llegando a las familias, aunque no en gran cantidad todavía». Caballero afirmó que tampoco quiere ser «alarmista y decir que se ha duplicado el número de familias que están siendo atendidas», pero es consciente de que «el problema ha comenzado a hacerse presente».

El número de familias que al finalizar el año habrán sido atendidas por Cáritas por diferentes motivos está en torno a las 550, mayoritariamente españolas, aunque en este sentido dijo: «No nos gusta hacer distinciones porque todos son seres humanos y desde Cáritas ayudamos de igual forma a los nacionales que a los extranjeros, porque Dios tampoco hace distinciones entre unos y otros». No obstante, reconoce que otros años han llegado a ayudar hasta casi las 700 familias.

Sin embargo, en el ropero de Cáritas el mayor número de usuarios son extranjeros que «son quienes más lo necesitan». En cuanto al banco de alimentos que gestiona la entidad, dijo que «ha cambiado el perfil de ayuda». Recordó que surgió para ayudar a las familias afectadas por los terremotos de 2011 cuyas viviendas habían sido dañadas. Cuando ya han transcurrido más de seis años de los seísmos, Caballero afirmó que «un 15% de las familias que se atienden en el economato de Cáritas siguen estando afectadas por la catástrofe».

Precisan alimentos y abrigo

Cáritas en Lorca, según su presidente, se abastece del Fondo Estatal de Garantía Agraria que les proporciona alimentos donde no se incluyen el aceite, azúcar, harina, legumbres, leche y productos enlatados que «junto con la leche son los que más necesitamos en estos momentos cuando las existencias son pocas en el almacén».

También explicó que se precisa ropa de abrigo para niños pequeños y hombres, lo mismo que ropa de hogar y «mantas de cara al invierno».

El presidente de Cáritas reconoció que son muchas las entidades, asociaciones, cofradías de Semana Santa, colegios, institutos y parroquias las que siguen colaborando con la entidad, aportando, sobre todo, productos no perecederos.

A título particular, las aportaciones se pueden llevar a cabo en las instalaciones de Cáritas. El ropero está abierto todas las tardes a partir de las 18.00 horas, en la calle Panadería de la barriada de La Viña, donde se pueden hacer aportaciones de ropa y calzado. Si se trata de alimentos se pueden dejar en el lugar de reparto, todas las tardes a partir de las 17.00 horas, también en La Viña.

Caballero reconoció que en este tiempo de Navidad «parece que hay una mayor sensibilidad ante las necesidades de los demás y es cuando más se vuelcan hacia nosotros realizando sus aportaciones, cada uno en la medida de sus posibilidades».