Home Mi Rinconcico Andrés Martínez Rodríguez Reapertura de la casa de subastas del agua en calle Alporchones.

Reapertura de la casa de subastas del agua en calle Alporchones.

0
Compartir

Reapertura de la casa de subastas del agua en calle Alporchones.

En la mañana del día de San Juan, estuvimos de excursión para ver algunos ejemplos del patrimonio hidráulico de Lorca de la mano del Dr. D. Antonio Gil Ocina. Primero visitamos el pantano de Puentes, pasamos por la casa del consejero D. Antonio Robles Vives y finalizó la visita en el Huerto de la Rueda, donde D. Antonio disertó sobre el boquerón de la rambla de Tiata.

Después nos desplazamos a la calle Corredera, donde se inauguró la placa conmemorativa con una inscripción que recoge el nombre original del edificio que alberga la Comunidad de Regantes de Lorca, que era Palacio de la Real Empresa de Pantanos.

Posteriormente, pasamos a la edificación donde se realizaba la venta de las aguas en la calle Alporchones, allí se había montado una interesante exposición de documentos históricos y fotografías relacionadas con el agua, los riegos y el patrimonio hidráulico en el municipio de Lorca. D. Antonio Gil, habló sobre la subasta de aguas, suprimida el 25 de marzo de 1960 y posteriormente le cedió la palabra a D. Ángel Canales, D. Juan Martínez y D. Ezequiel, tres lorquinos mayores que contaron sus vivencias en la subasta del agua, testimonios orales muy importantes que forman parte del patrimonio intangible de Lorca y que deberían ser recogidos antes de que estas personas nos dejen. Cerraron el acto las autoridades presentes, D. Juan Marín, Presidente de la Comunidad de Regantes, D. Francisco Montiel, Concejal de Educación y Turismo del Ayuntamiento de Lorca, Dª. Adela Martínez-Cacha, Consejera de Educación y D. Francisco Jódar, Consejero de Agua y Agricultura de la Región de Murcia, que dio por concluido el acto dando un golpe en la mesa con un bastón, memorando como se había antaño.

Un reparador refrigerio después de la calurosa mañana, servido en la cafetería El Jarique, nos permitió charlar de forma distendida y cambiar impresiones con los participantes en la excursión y posteriores actos.
No me gustaría finalizar esta breve reseña sin hacer referencia a una persona que ha sido vital en la organización y logística de estos interesantes actos, me refiero Dª Marisol Campoy, Sol para los amigos, cuya vitalidad y capacidad de trabajo son encomiables.