Home Mi Rinconcico Manuel Morales ¡QUÉ PENA DE PAÍS! por Manuel Morales

¡QUÉ PENA DE PAÍS! por Manuel Morales

0
Compartir

¡QUÉ PENA DE PAÍS! por Manuel Morales

Todos utilizamos nuestros espacios para manifestarnos sobre aquello que nos gusta, promocionar alguna actividad que realizamos o publicitar nuestra cafetería, nuestro restaurante, etc… Yo suelo hablar de cultura y de deporte, mis pasiones, ensalzando aquello digno de mención que realizan artistas o deportistas de los que me sienta orgulloso como lorquino, como murciano y como español. Rara vez hablo de política, no entiendo mucho de ello, por eso leo con detenimiento lo que aquí se dice por parte de gente experimentada en la materia de la que trato de aprender. No tengo ideología definida, creo más en las personas  y pienso que en todos los ámbitos las hay muy válidas.

Pero ante la sarta de estupideces que se dicen y se hacen últimamente en este país en el que ya todo vale, no puedo permanecer impasible y me pide el cuerpo desahogo, aún a sabiendas que poco voy a solucionar y que lo que yo pueda decir, poco pueda interesar, al fin y al cabo no soy nadie. Y han sido unas declaraciones de una Concejal del Ayuntamiento de Madrid, portavoz municipal para más señas: la señora Rita Maestre, las que han terminado por tocarme la moral. Según esta chica, (dicho con todo el respeto lo de chica, porque solo tiene 29 años, ¡quién los pillara!) jurar bandera nos retrotrae a tiempos oscuros y son parte de la historia no democrática en nuestro país, por lo que el Ayuntamiento de Madrid no apoyará ni participará en estas iniciativas.

Señora Concejal, llevamos en este país 40 años de democracia y las Juras de Bandera se han sucedido de forma ininterrumpida no solo en los cuarteles, sino en plazas públicas donde miles de civiles (hombres y mujeres) han manifestado con este simbólico gesto su orgullo por ser español, ¿sabe usted de lo que le hablo?, mucho me temo que no. Usted no ve bien que se facilite a quien lo desee su derecho a jurar bandera haciendo uso de su libertad de expresión, sin embargo no tiene ningún reparo en apoyar la cesión de locales municipales para la celebración de actos en apoyo a un referéndum ilegal, que va en contra de la Constitución que todos nos dimos en un amplio consenso cuando, por cierto,  usted aún no había nacido, porque según su criterio, las Instituciones deben dar cabida a todo el mundo. ¡Ah!, claro, en este caso sí hay que velar por la libertad de expresión.  Pues debería usted saber, como persona con sólida formación universitaria, pero sobre todo como Concejal de todos, los que la han elegido y los que no, que la libertad de expresión de unos, debe terminar donde empieza el respeto a las normas y a las leyes.

Aquí todo vale, hasta quemar banderas españolas, europeas y francesas en la Díada Catalana de hace unos días. Por cierto, los cafres que quemaron la bandera francesa, no hubieran tenido cojones de hacerlo al otro lado de los Pirineos, porque estarían ahora en la cárcel, que es la pena con la que se castiga en un país serio a quienes atenten contra los símbolos del Estado. Pero claro, aquí respetar los símbolos es de retrógrados y de carcas, eso cuando no te tachan de facha. Por eso hay impunidad total para pitar al Jefe del Estado, al Himno y quemar la Bandera, y no pasa nada. Sin embargo, esto es peccata minuta, si tenemos en cuenta que en esa misma Diada, se recibió como a un héroe a un terrorista, cuya banda, sin ir más lejos, segó la vida de 54 personas en Cataluña, dejando varios cientos de heridos, y sigue sin pasar nada. ¡Coño! ¿qué va a pasar?, si la gente hasta se daba tortas por hacerse un selfie con este individuo, que ahora va por ahí dando lecciones de moral en conferencias.

¡Qué pena de país!