Home Belleza y Salud Doctora Ana Garbizu Beneficios de la vitamina C: Nutriente esencial para el organismo

Beneficios de la vitamina C: Nutriente esencial para el organismo

0
Compartir

Beneficios de la vitamina C: Nutriente esencial para el organismo.

La vitamina C es de gran importancia para el desarrollo y la conservación del organismo. ¿Por qué? Entre otras razones porque el ácido ascórbico actúa como antioxidante. Por ello, favorece la creación de colágeno y mantiene en buen estado huesos, encías y dientes.

Conocida de forma habitual como Vitamina C. Es una una vitamina hidrosoluble, que se disuelve en el agua, llamada Ácido ascórbico. También se denomina ácido hexurónico o antiescorbútica.

En todo caso, esta vitamina es uno de los nutrientes esenciales para nuestro organismo. Hay que destaca que su consumo es importante, ya que, en los seres humanos, el ácido ascórbico no puede ser sintetizado. Una capacidad, la de producir y almacenar, que sí se da en gran parte de los mamíferos y de las plantas.

Por tanto, la fuente directa que tenemos para obtenerla es la dieta. De ahí la importancia de tenerlo en cuenta.

¿En qué alimentos encuentro vitamina C?

 Se trata de una vitamina muy presente en frutas y verduras en general. A primera vista, todos pensamos en cítricos como la naranja, el limón o la lima, que sí la contienen. Si bien, hay que destacar que hay frutas aún con más presencia de Vitamina C como son las fresas, kiwis, grosellas o el mango. A ellas se suman otras frutas como la conocida “cereza de las Indias occidentales” o acerola, la papaya, el caqui, el camu camu- de la Amazonia peruana-, la guayaba y la piña.

En cuanto a las verduras, también tienen un alto contenido de vitamina C el brócoli, la coliflor y el repollo o las coles de Bruselas. Todo lo que sean verduras de hoja verde como las espinacas, el kale o berza, así como el pimiento o el perejil.

Mejor consumir frutas y verduras en crudo

Importante es también señalar que, al ser una vitamina termolábil, se destruye con el calor. Por este motivo, lo más indicado es consumir parte de estas verduras y frutas en crudo. Es así ya que la temperatura de cocción aumenta su degradación, así como el tiempo que estén abiertas o peladas. Cuando se expone al medio ambiente, provoca su oxidación. Por tanto, se reducen también sus propiedades beneficiosa. Aunque siempre aportará algo de vitamina C.

Grandes beneficios: potente antioxidante

Su gran beneficio es que es un antioxidante muy potente. Este efecto ayuda a prevenir del daño de los radicales libres. Esas inestables moléculas que atacan las células sanas. Se trata de radicales generados por nuestro organismo tras procesos metabólicos normales o los que son provocados por agentes externos. Por ejemplo, la contaminación, el consumo de tabaco o la radiación solar incrementan la producción de estos radicales libres.

Ante este ataque, se incrementa la necesidad de vitamina C, un arma idónea con la que combatirlos. Se trata de una aliada para neutralizado cuando en los procesos metabólicos se producen estos radicales libres. Al neutralizarlos, se evitan danos de estructuras celulares como el ADN.

“La vitamina C: Nutriente esencial para el organismo”

La virtud de la vitamina C, como molécula antioxidante, es su capacidad de controlar los niveles de estos elementos dañinos como son los radicales libres. Pueden mantener un equilibrio con el que se garantiza el funcionamiento celular normal.

Otra de sus cualidades es que actúa en procesos como la formación de los huesos, las encías y las piezas dentales. Un caso en el que su aportación ayuda en la coagulación”.

Valor añadido también para la piel. La vitamina C colabora en el mantenimiento de la integridad de nuestra piel y el tejido conectivo: ¿Por qué? Pues porque favorece la síntesis del colágeno.

También es importante su función en la regulación del sistema inmune innato Beneficia, asimismo, la absorción de hierro en el instestino, así como la cicatrización de lesiones cutáneas , heridas o quemaduras.

Es más, también aporta su granito de arena en la regulación de de algunos neurotransmisores -estado de ánimo-.

Dosis recomendada al día de vitamina C

En principio, no hay una cantidad exacta definida de la dosis recomendada al día. Es más, puede variar según el país en el que nos fijemos. Por una parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece una dosis de 45 mg/día para los adultos de forma general. En lugares como América del Norte, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos aconseja entre 60 y 95 mg/día.

En líneas generales, los expertos, médicos nutricionistas, suelen recomendar una ingesta dietética para un adulto sano de entre 75 y 90 mg/día. Es cantidad aumenta en caso como los fumadores, aquellas personas que no ingieren suficientes alimentos de origen vegetal o consumen alcohol de forma habitual y en abundancia. En todo caso, lo ideal es que no sea inferior a los 60 mg diarios, tal como se indica desde los organismos europeos en la materia.

“La vitamina C es un antioxidante muy potente”

Si se hiciese caso a las pautas de la dieta Mediterránea, la dosis diaria de ácido ascórbico estarán perfectamente cubiertas. Esto significa, la ingesta de cinco raciones de frutas y verduras diarias.

Hay casos en los que también es necesario reforzarlo con suplementos de vitamina C. Por ejemplo, cuando una dosis extra se hace necesaria por ser fumador, por tener algún tipo de alergia o por embarazos. Aquí, lo más indicado es seguir las pautas del plan nutricional que indiquen los médicos nutricionistas y expertos.