Home Belleza y Salud Doctora Ana Garbizu Contrarresta los excesos de comida en Navidad.

Contrarresta los excesos de comida en Navidad.

0
Compartir
Christmas and food backround

Contrarresta los excesos de comida en Navidad.

Llegan fiestas donde se producen atracones de comida. En caso de que en un día concreto te hayas pasado, contrarresta los excesos de comida en Navidad y podrás también levantar el ánimo. ¿Por qué? Porque nuestro organismo, si no está cómodo, puede hacer que nos sintamos anímicamente más pesimistas y cargados.

No se trata de no probar lo dulces,  siempre que nuestra dieta nos lo permita y no existan intolerancias, sino de hacerlo con moderación. Disfrutar con cabeza y mantener el equilibrio. Aun así, si se ha cometido un exceso, es mejor que sea puntual, en una cena o una comida concreta y aplicar una alimentación más ligera al día siguiente. Se trata de simplificar lo que vamos a comer y aliviar el organismo. Una vía de deshacernos de lo que nos sobra grasas, toxinas, ácido úrico, etc. También de poner freno a la ganancia de peso y combatir, incluso, el pesimismo que produce la sensación de pesadez.

Aunque son fiestas especiales, se puede aprovechar los días entre celebraciones para depurarnos y cuidarnos un poco más. De esta forma, nos encontraremos mejor y será una terapia idónea también para el ánimo. Depurarnos es una de las mejores terapias antienvejecimiento que permitirá descansar al estómago, a los riñones y al hígado. Una pequeña limpieza interior que se trata básicamente de alejarnos de grasas, azúcares refinados, fritos, refrescos o alcohol. Un día para el organismo y lo más natural.

“Contrarresta los excesos de comida en Navidad, será una forma de sentirnos mejor y ayudar al organismo”

Para ello, apuesta por desayunar fruta del tiempo, madura a ser posible. También la puedes tomar a media mañana como tentempié de zumo natural. Como bebida, opta por una infusión depurativa (hojas de alcachofa, diente de león, ortiga, etc.).

En la comida, productos lo más naturales posibles. Sin frituras. Plancha o asado encajan muy bien. Aquí hay una amplia variedad de posibilidades. Desde una buena ensalada variada aliñada con aceite de oliva virgen, hasta arroz integral o pescado al horno. Como postre, yogur, kéfir o compota de manzana. En la cena, Cena verduras al vapor, al horno o cocidas. También requesón, queso tierno o acompañados de pequeñas porciones de frutos secos (piñones, almendras, nueces, avellanas). Las posibilidades son muchas, pero se basan en apostar por verduras, fruta de temporada, carnes y pescados ligeros al horno o la plancha. También en infusiones y caldos purificantes sin grasa.

La idea es compensar, aunque lo más indicado sea cuidar nuestra alimentación en Navidad para lamentar excesos. Ya lo recuerda también instituciones como la Fundación del Corazón, que cuidar lo que comemos es protegernos.