Home Belleza y Salud Doctora Ana Garbizu Frutas de otoño, reconfortantes para cuidarnos

Frutas de otoño, reconfortantes para cuidarnos

0
Compartir

Frutas de otoño, reconfortantes para cuidarnos.

Esta etapa del año viene acompañada de las típicas frutas de otoño. Una oportunidad de probar ese sabor que aportan a una época con fama de apagada. Estas piezas antioxidantes, nos aportan, además, vitaminas, flavonoides.

En primer lugar, la mejor solución es optar siempre por la fruta de temporada. Especialmente las más cercanas a nosotros, ya que no sólo más económicas, sino que evitan el transporte y conservan sus mejores cualidades. Al ser de producción tan cercana, nos aseguramos de tomar una fruta con el mejor sabor y con vitaminas más.

Bien es verdad, que algunas de las frutas de otoños tienen más calorías o azúcares rápidos que otras. Pero hay que matizar que este hecho no significa que haya que eliminarlas por completo de la dieta ni que sean malas de por sí. Como todo, la moderación y la variedad en la alimentación es lo que hace que conservemos un peso adecuado.

“Las Frutas de otoño son reconfortantes para cuidarnos y nos aportan energía en una época donde más hace falta por el cambio de tiempo”

Por tanto, en muchas ocasiones, tomar una pieza de estas frutas de otoño nos dará fuerzas y vitaminas. Eso sí, siempre que no haya ninguna contraindicación, diabetes o dietas pautadas por nuestro dietista.

Te comentamos ahora unas cuantas de estas ricas y naturales frutas que están disponibles en esta época del año:

1. Caqui: Se caracteriza por la provitamina A o beta-caroteno. De ahí su característico color, su vitamina C y el potasio. Tiene un sabor más bien dulce y sus azúcares son más rápidos que el de otra clase de frutas.

2. Mandarina: Muy recomendada para meriendas saludables. Una buena alternativa a las gominolas de los niños, más sana y natural. Las mandarinas son muy ricas en antioxidantes. Entre ellos, la provitamina A y flavonoides y la vitamina C. Además, supera al resto de los cítricos en ácido fólico.

Un dato curioso es que previene la obesidad. También ofrece protección contra la diabetes tipo 2 y la l aterosclerosis, muy relacionada con los la aterosclerosis. Así se desprenden de las investigaciones de la Universidad de Ontario Occidental hace unos años. En esta Universidad se descubrió una sustancia, la nobiletina, que es la que es tan indicada en este tipo de afecciones

3. Granada: Una concentración pura de antioxidantes, en especial de antocianinas. Se trata de una especie de flavonoides que le dar ese color rojizo en su interior. Además es rica en potasio. Nuevamente, los estudios más recientes han demostrado que tiene un gran efecto antienvejecimiento. Se debe a que la flora intestinal emplea las granadas para generar urolitina A. Es un compuesto que frena el deterioro muscular asociado a la edad y promueve la regeneración mitocondria.