Inicio Cosas de Lorca Monumentos y Casas La Casa del Coronel Potousse luce de nuevo tras su restauración

La Casa del Coronel Potousse luce de nuevo tras su restauración

El inmueble, situado en la plaza de España, ha sido reparado con 272.000 euros de la Comunidad Autónoma

1

La Casa del Coronel Potousse, un edificio histórico del siglo XVIII que resultó gravemente dañado como consecuencia de los terremotos de 2011 luce ahora el nuevo esplendor de sus fachadas rehabilitadas, una vez retiradas las lonas de protección que han preservado durante los últimos años el trabajo de los restauradores de la mirada de los curiosos.

Este edificio es uno de los mejor representa en el municipio las tendencias arquitectónicas de la Lorca de finales del XVIII, y es uno de los pocos del casco histórico con cinco alturas y uno de los más populares al levantarse en la plaza de España, junto a la colegiata de San Patricio. El edificio fue construido por la familia Potousse-Moxica y quedó concluido hacia 1766. Cada planta representa la jerarquía de sus habitantes simbolizada en el tamaño de sus ventanas y balcones, con importantes rejerías de forja.

Tras la restauración, que también ha afectado al conjunto del interior del edificio, las fachadas vuelven a lucir revoco liso de yeso en contraste con el ocre de almohadillados, molduras y adornos.

El pasado mes de diciembre, el Gobierno de Murcia aprobó una subvención de la Consejería de Educación, Cultura y Universidades por un importe de 272.000 euros a la comunidad de propietarios del edificio, ahora denominado José Pallarés, para que estos llevaran a cabo las obras de restauración, que se han dado por concluidas estos días.

La Casa del Coronel Potousse, también llamada Casa de los Aragón, está incluida en el listado del Plan Director para la recuperación del patrimonio cultural de Lorca dañado por los seísmos, aprobado por Consejo de Ministros del 28 de octubre de 2011.

El inmueble restaurado, que ha recibido el grado de protección 2, está enclavado en la plaza de España, entorno declarado Bien de Interés Cultural con categoría de conjunto histórico, y es un edificio anexo a las salas capitulares de la ex colegiata de San Patricio.

El proyecto de su rehabilitación tuvo que ser autorizado tras los seísmos por la Dirección General de Bienes Culturales, ya que se enmarca en una zona de ámbito de aplicación del Plan Especial de Protección y Rehabilitación Integral.

FuenteFUENTE LA OPINION DE MURCIA
Artículo anteriorLos residuos orgánicos del cerdo producen 46.000 litros de metano
Artículo siguiente10 junio Miercoles – Cine Origenes en Teatro Guerra

Comments are closed.