Inicio Cosas de Lorca Monumentos y Casas PASEAR POR LAS ESQUINAS EN FORMA DE Y por Andrés Rodríguez Martínez

PASEAR POR LAS ESQUINAS EN FORMA DE Y por Andrés Rodríguez Martínez

Una vez que has caminado por las inmediaciones del Castillo de Lorca, puedes bajar a la ciudad por el carretera y calles que te llevan al casco histórico o por el camino que circunda el cerro de Murviedro y que desemboca el barrio de San José.

0
PASEAR POR LAS ESQUINAS EN FORMA DE Y. 

Hoy he tomado este último itinerario que me ha bajado hasta la redonda donde se ubica la pequeña escultura del gran músico lorquino Bartolomé Pérez Casas. Allí se encuentra la primera bifurcación en forma de Y donde he tomado la calle con el nombre del ilustre músico que es más tranquila y que desemboca en otra bifurcación en Y.

Allí he continuado por la calle Nogalte, calle de conventos y arbolada de naranjos, hasta encontrarme con otra bifurcación en Y, donde se tiene la posibilidad de seguir por la plana y antes bulliciosa y comercial calle de la Corredera o subir por la de Alfonso X El Sabio, antigua calle de Santa Rita, hasta la casa del Reloj que se ubica en la siguiente esquina en Y. He tomado está segunda opción y al llegar a ver la casona del Reloj tan deteriorada, vacía y tapada por contenedores de basura me he apenado y a la vez me han venido muy buenos recuerdos de este lugar, ya que en sus inmediaciones nací y viví mi infancia en la antigua casona familiar.

Se trata de un espacio donde desembocan cuatro calles, lo que hacía que antes fuera un lugar de mucho transito donde abrían sus puertas varios comercios, recuerdo la droguería “Costa Azul”, donde mi madre me mandaba a comprar el detergente “Persil” y donde me tiraba largo tiempo oliendo y mirando como echaban la colonia a granel en perfumadores de plástico, hasta que el droguero me sacaba de mi ensimismamiento para darme la pesada y gran caja del detergente que entre mi hermano y yo cogíamos para llevar a casa.

También estaba cerca el bar del “Huevos”, donde íbamos a comprar “La Casera”, la zapatería “La Valenciana” donde nos compraban los zapatos cada temporada, la mercería de los primos Montiel o el gran portal del fotógrafo Aledo donde nos llevaban a fotografiar cuando había algún evento familiar.

He continuado hasta el siguiente cruce en forma de Y que también era muy transitado, llevaba a la antigua Plaza de Abastos y a las tiendas de su entorno entre las que se encontraba la panadería de la “Loles”. Recuerdo ir con mi abuela a las tiendas de ultramarinos de “Lorenzo” y de “Costa Rica”, cada una con su olor característico, la primera a especias principalmente a pimentón y la segunda a un aromático y profundo café.

De aquí he subido por la calle Selgas donde estaban el fotógrafo “Toledo”, la zapatería “Alcolea” y muchas casonas que ahora han desaparecido o están vacías y sus puertas nunca se abren. Casi al final de la calle me he parado en la última bifurcación en forma de Y, ahora andamiada a la espera de que se incorpore al nuevo edificio de los Juzgados. He seguido para pronto adentrarme en la hermosa plaza de España que constituye el centro del casco histórico.

La mayor parte de estas bifurcaciones en forma de Y hunden sus cimientos en el pasado urbano de Lorca y son una parte importante de su historia por que por ellas han transitado muchas generaciones de lorquinos.

Aprovecho la ocasión para desearos un feliz día de la Constitución.

Artículo anteriorSatisfacción en IU y en la plataforma de afectados por la devolución de las ayudas del terremoto, gracias a la gestión de Fulgencio Gil con la firma del convenio entre el Ayuntamiento y la CARM.
Artículo siguienteDESCUBRE LORCA JUGANDO EN FAMILIA CON MARCO TOPO.