Inicio Cosas de Lorca Monumentos y Casas El lavadero municipal, la Fuente del Oro y la extinta lonja municipal.

El lavadero municipal, la Fuente del Oro y la extinta lonja municipal.

0

El lavadero municipal, la Fuente del Oro y la extinta lonja municipal.

Vamos a recordar algo de lo que fué esta importante infraestructura urbana extinta desde 1.966 que todos recordamos como la Fuente del Oro y el lavadero municipal.

LAVADERO PUBLICO 3Todavía quedan en la ciudad muchas personas que recuerdan el lavadero público que estaba situado junto al río Guadalentín, al final del Carril de Caldereros, en la antigua calle de los Caños de Cerón (actual avenida. de Santa Clara). Y lo más probable es que, en esos viejos recuerdos archivados en la memoria, haya un pequeño hueco para la antigua tradición de la noche de San Juan, allá por el mes de junio, en que mientras pululaban las hogueras en las calles, mucha gente acudía hasta la cercana Fuente del Oro para echarse agua, a modo de baño. Se atribuía a ese remojo la facultad de dar salud para todo el año, y especialmente contra las enfermedades cutáneas.

Ambas instalaciones cayeron víctimas de la modernidad que supuso la llegada del agua del Taibilla a la ciudad en el año 1955, y la posibilidad de que cada familia contara con agua corriente en su domicilio. No fue algo que sucedió de la noche a la mañana pero, tanto la Fuente del Oro, o Caños de Cerón, que era uno de los lugares de la ciudad en que se podía coger agua para llevar a las casas y, además servía de abrevadero para los animales, como el edificio con cierto aire moruno en su arquitectura exterior que albergaba al lavadero, fueron perdiendo utilidad hasta que este último se derruyó, para edificar las lonjas municipales, y la fuente quedó abandonada.

FUENTE DEL ORO PROYECTOAntes del año 1773 sólo existían en la ciudad de Lorca dos fuentes de uso público para abastecer de agua a la población. Estas fuentes eran la Fuente del Caño, situada en la Plaza del Caño, y la Fuente del Oro, situada en la actual Avenida de Santa Clara junto al edificio de la Lonja Municipal.

Vista de la antigua lonja municipal, hoy existe en el solar un parking en superficie.

En 1768 se llevó a cabo la construcción de la Presa de la Fuente del Oro, construcción que permitió la canalización de las aguas superficiales que discurrían por la zona. El objetivo de esta obra era facilitar y ampliar el abastecimiento de agua de la ciudad con la instalación de una nueva fuente.

FUENTE DEL ORO

La nueva fuente, conocida como la Fuente del Oro, estaba compuesta por un abrevadero o lavadero de forma rectangular, sobre el que vertían el agua de forma ininterrumpida una serie de caños. El nombre de la fuente podía leerse en una inscripción que había situada en ella.

El abastecimiento de agua de la ciudad se vio incrementado con la construcción de nuevas fuentes, como la Fuente de la Estrella, la Fuente del Barrio de San Cristóbal o la Fuente de Santa Quiteria. Esto fue posible gracias a la construcción en 1773 del Acueducto de la Zarzadilla.

La Rambla de la Zarzadilla de Totana recoge las aguas de la vertiente sur de la Sierra de Cambrón y de la vertiente suroccidental de Sierra Espuña, desembocando en la Rambla de Torrealvilla.

ANTIGUO LAVADERO MUNICIPALEn 1773 el ingeniero Juan Escofet puso en marcha el proyecto de canalización de las aguas de esta Rambla mediante la construcción de un acueducto que las condujera hasta la ciudad de Lorca, favoreciendo así el abastecimiento de su población.

Las obras, comenzadas por este ingeniero, fueron continuadas y finalizadas por su ayudante Jerónimo Martínez de Lara hacia 1780.

En el año 1802, con motivo de la catastrófica avenida de agua producida por la rotura del Pantano de Puentes, todas estas fuentes, incluida la Fuente del Oro, fueron destruidas.

Algunos años después, en 1818, la Fuente del Oro fue reconstruida.

En este recinto hubo una antigua fábrica de hielo en los años 20-40 y posteriormente sirvió de cuadra para arreglar los caballos del Paso Blanco en Semana Santa

Durante la segunda mitad del siglo XX las obras de reordenación del espacio llevadas a cabo en la ciudad conllevaron la casi completa desaparición de la Fuente del Oro. Los caños por los que discurría el agua fueron enterrados bajo tierra, conservándose sólo la estructura del viejo lavadero.

Las fuentes de este tipo pueden considerarse como importantes medios de cohesión social, ya que en los lugares donde estaban situadas se reunían multitud de personas a la espera de que les llegara el turno de llenar sus vasijas.

FUENTE DEL ORO ACTUALEn este sentido debemos mencionar también la figura del Aguador, persona que se encargaba de recoger el agua en las fuentes para luego recorrer la ciudad ofreciéndola a los particulares.

Este conjunto hidráulico que proporcionó importantes servicios a la ciudad durante muchos años, tuvo orígenes antiquísimos que, como dicen los estudiosos, en el caso de la Fuente del Oro posiblemente se remontara a la época musulmana, aunque la primera cita documental aparece en el privilegio del rey Alfonso X, en el año 1269, por el que concede las aguas de dicha fuente al concejo lorquino.

La fuente era el punto final de una presa subálvea, construida aguas arriba del puente de San Cristóbal, a la altura de La Peñica, que recogía aguas del Guadalentín y por una conducción subterránea las llevaba hasta el pie de las murallas de la ciudad, en la actual calle de Los Pozos. Allí, de acuerdo con recientes hallazgos arqueológicos al sacar a la luz los restos de la muralla medieval, han quedado al descubierto las canalizaciones y lo que debió ser una de las puertas de la ciudad, denominada, precisamente, Puerta de la Fuente del Oro o Puerta Nueva. Hay que suponer que la fuente estaba protegida por la muralla en unos tiempos en que las incursiones enemigas eran habituales.

Edificio antiguo lavadero municipal. Destruido en 1.966

Las instalaciones de la Fuente del Oro sufren daños con cierta frecuencia, en especial con las grandes riadas del Guadalentín, como la llamada del Diluvio de 1568, o las de 1691 y 1701, por lo que deben de ser repetidamente reparadas. Incluso, hay constancia documental de que en 1736 se llevaron a cabo importantes obras para recrecer la presa subálvea y aumentar el caudal. Es entonces cuando el regidor Juan Antonio García Serón propone la construcción de un abrevadero y un lavadero, y el Ayuntamiento encarga un informe al arquitecto Jaime Bort Milia que estaba realizando las obras del Puente Viejo y portada de la catedral de Murcia.

Desechado un proyecto de Juan de Uzeta de llamativa decoración con las imágenes de San Clemente, San Indalecio y San Antonio, fue finalmente Bort quien lo ejecutó en 1741, aunque sólo se mantuvo en pie sesenta años.

La fuente fue destruida en la famosa riada de 1802 con ocasión de la rotura del Pantano de Puentes. Quince años después se reconstruyeron las obras con tal acierto que daba el mismo caudal de agua y resistió grandes avenidas. Hasta que la riada de octubre de 1973 la destruyó por completo y la dejó tal y como aparece ahora.

LAVADERO PUBLICOEn cuanto al lavadero, que se nutría del agua de la fuente, el historiador Javier Pérez Rojas señala que «era una obra de cierta singularidad al enfatizar el aspecto arquitectónico. El conjunto fue obra del maestro de obras Julián Pérez Chirinos pero, a raíz de las inundaciones de 1879, fue restaurado por el maestro Lázaro Miñarro, tal como nos lo recuerda el diario ‘La Tarde de Lorca’ de 1930».

LAVADERO PUBLICO (2)La planta inferior, por debajo del nivel del suelo, tenía varios pilones rodeados de arcadas de piedra y mampostería sobre los que se asentaba el nivel superior donde se tendía la ropa. Constaba, además, de un pabellón de entrada para servicios varios o vivienda de los guardas, con una fachada de estilo hispanoárabe, siendo este lavadero uno de los pocos de un estilo concreto y el mejor de la provincia de Murcia.

Este lavadero sufrió una importante reforma en 1928, y así se mantuvo, cumpliendo su función, hasta que fue definitivamente derribado en el año 1966 para construir la Lonja Municipal, que ya no existe. En 1989 se iniciaron los trámites para la declaración de La Fuente del Oro como Bien de Interés Cultural.

Zona de carga de la antigua lonja municipal.

Más recientemente, en 1992, un nuevo proyecto urbanístico municipal contempló la reforma de esta zona, en el que se pretendía rehabilitar este importante monumento hidrológico y que según los acuerdos tomados en 2.016 por el Consistorio lorquino y gracias a fondos recibidos de Europa para restituir el patrimonio dañado por los terremotos, es ahora cuando se ha realizado un proyecto de rehabilitación del entorno que será arreglado como zona verde accesible con la restauración de lo que fueron los caños y la portada de la fuente.

NOTICIAS RELACIONADAS:

La Fuente del Oro volverá pronto a ser visitable y disfrutada por los lorquinos y visitantes

FuenteEN COSAS DE LORCA FACEBOOK
Artículo anteriorFran Tomás, bronce en el Campeonato de España de voley playa
Artículo siguienteTres detenidos por robos en viviendas