Inicio Cosas de Lorca Paisajes y pedanias Este año no se podrá celebrar la tradicional Romería de la Salud,...

Este año no se podrá celebrar la tradicional Romería de la Salud, en La Hoya de Lorca, a causa de la pandemia

Por primera vez en su historia, desde la Guerra Civil Española (1936-1939), la centenaria romería con la Virgen de La Salud, patrona de la pedanía lorquina de La Hoya, no se podrá llevar a cabo este año.

0

Este año no se podrá celebrar la tradicional Romería de la Salud, en La Hoya de Lorca, a causa de la pandemia.

El maldito Coronavirus y las graves consecuencias que está causando, ha podido más que el fervor y la devoción de todo un pueblo, que cada 2 de febrero sale a la calle con sus mejores galas para continuar con una tradición que ha ido pasando de generación en generación, cada vez con más adeptos y en la que los más jóvenes se implican con mayor ilusión garantizando así su futuro.

Este año, será todo diferente. Los mayordomos de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, como verdaderos artífices de la fiesta, se han visto en la obligación de tener que reducir el amplio programa de actividades previsto en tiempos de normalidad.

En la parroquia se está llevando a cabo un novenario en honor a la patrona, que también ha sido agasajada con una ofrenda floral, a cargo de las distintas asociaciones y organizaciones que trabajan por la pedanía.

El día 2 de febrero y cumpliendo estrictamente con la normativa establecida por las autoridades sanitarias con el fin de evitar que se sigan propagando los contagios de la COVID-19, los actos se reducirán a la celebración de dos misas que oficiará el párroco Kenneth Chukwuka. La primera, a las 9 de la mañana en la iglesia parroquial, dirigida especialmente a las mujeres embarazadas en el día de la Candelaria cuya festividad también se celebra en esa jornada. La segunda será en el santuario de La Salud, al pie de la sierra de Tercia, donde la patrona de La Hoya pasa la mayor parte del año. En todo momento se tendrá en cuenta el cumplimiento del aforo permitido y medidas de seguridad establecidas.

Pero este año, en el que se han iniciado los trámites para la declaración de tan singular acontecimiento, como Fiesta de Interés Turístico Regional, por parte de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, no habrá cuadrilla; no se escucharán los trovos y cantos de pascua de Andrés Abellaneda, Serafín Ruiz “El Fari”, Juan José Montes o José Acosta “El Ganadero”, tan propios en una jornada como ésta, ni tampoco veremos a lo largo de los 4 kilómetros que separan el centro de la población del santuario, las actuaciones en pleno camino del cuerpo de baile y músicos de la cuadrilla con sus inigualables parrandas, jotas y malagueñas. Tampoco se podrán celebrar los cantos de pascua en el interior de la ermita, ni bailes de pujas en la puerta del santuario, ni mucho menos la subasta de la monumental tortada de 8 alturas que en alguna ocasión, cuando la economía era otra cosa, se llegó a adjudicar a una de las peñas contrincantes en la cantidad de 9.000 euros.

Lo único que los mayordomos y mayordomas de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús han podido preparar este año, dentro de las limitaciones existentes a causa de la pandemia, ha sido una extraordinaria cesta navideña con más de una docena de jamones y multitud de ingredientes, que se rifará el día 2 de febrero por la noche. En su elaboración han participado los establecimientos comerciales de la población y alrededores. Para poder participar en la rifa se pueden adquirir todavía papeletas al precio de un euro la unidad. El contenido de la cesta está en torno a los 2.000 euros.

No obstante, lo más grave de la situación por la que atravesamos, es que por primera vez en tantos años, un simple y odioso virus, ha sido el culpable de que centenares de personas, no solo de La Hoya, sino también de poblaciones de alrededor y otros puntos de la Región de Murcia y de España, no puedan vivir juntos una jornada de convivencia en la que se unen, aparte de la devoción que todos sienten hacia María de La Salud, los sentimientos y los placeres culinarios, porque son muchas las familias que aprovechan la jornada de cada 2 de febrero para pasar el día en el monte y disfrutar de la mejor gastronomía local y regional. Quien acuda cada 2 de febrero a esta romería y se haya olvidado de la manutención, no tiene por qué preocuparse, ya que son los propios vecinos los que se encargan de facilitarle y con creces, el alimento necesario, además de su grata y sincera compañía durante toda la jornada.

En sus inicios, la romería de la Virgen de la Salud, se limitaba a pasar la jornada festiva en el entorno de la ermita, propiedad particular, de la familia Periago que gentilmente, abría de par en par las puertas de su casa para que los vecinos disfrutaran del entorno. En la década de los años 70 del siglo XX, el entonces párroco Pedro Pelegrín Navarro, instauró la costumbre de trasladar la imagen de la patrona hasta La Hoya unas semanas antes de su festividad, algo que se sigue haciendo todavía, para subir después en romería, el 2 de febrero.

En el año 2003, el ayuntamiento de Lorca construyó el nuevo santuario situado dentro del parque de La Salud, con una superficie actual de alrededor de 70.000 metros cuadrados que se utiliza durante todo el año como lugar de esparcimiento para todas aquellas familias que quieran disfrutar de sus maravillas, sobre todo naturales, mientras que el culto en la ermita se limita al primer domingo de cada mes.

La esperanza de todos los romeros es que en 2022, la fiesta con la patrona de La Hoya, la Virgen de la Salud, se pueda seguir celebrando con toda normalidad, libres ya de una pandemia que tantos males está causando a la humanidad y que a tantas personas se ha llevado por delante.

Estamos seguros de que esa Virgen, en la que tantas personas tienen depositada su confianza y haciendo honor a su nombre, no defraudará a nadie y será la mediadora para que este calvario acabe cuanto antes.