Inicio Historia PETROLERO CASTILLO DE LORCA por Antonio de Cayetano

PETROLERO CASTILLO DE LORCA por Antonio de Cayetano

0

BREVE HISTORIA DEL PETROLERO CASTILLO DE LORCA

PETROLERO_CASTILLO_DE_LORCA[1]
Petrolero Castillo de Lorca, construido en 1975 por la E.N. Bazan con propulsión a vapor, pero después de 1985 operó con un económico motor diesel B&W que lo hacía mucho más eficiente
Si la semana pasada comentaba el título nobiliario de Marqués de Lorca, un marquesado que llevó el nombre de Lorca hasta el nuevo continente, hoy vamos a recordar a un navío que paseó por medio mundo el nombre de la insignia de nuestra ciudad, el Castillo de Lorca. Un petrolero construido en los artilleros del Ferrol por la Empresa Nacional Bazán y que fue botado el día 5 de octubre de 1.974, presidiendo aquel acto, el entonces ministro de marina, almirante Gabriel Pita de Veiga, y asistiendo su esposa Amalia Jaudenas como madrina, buque que le fue entregado a la naviera Elcano el día 4 de diciembre de ese año, siendo este petrolero, la imagen de la felicitación de navidad de esta empresa naviera.

La Empresa Nacional Elcano fue fundada en octubre de 1.943, aunque era la sucesora de la Gerencia de Buques Incautados, una empresa pública creada 25 años antes, y dedicada a la incautación por parte del Estado, de los barcos alemanes refugiados en España durante la primera guerra mundial, incautación que se realizaba como compensación por los barcos españoles hundidos por los alemanes durante esta guerra. A estos barcos se le cambiaba de nombre, denominándolos España y un número de orden, subastándolos luego entre las navieras que habían perdido algún barco durante la contienda.

En 1.938 esta gerencia cambió su nombre por el de Gerencia de Buques Mercantes para Servicios Oficiales, cambiándose el nombre a dos de los barcos que no se habían subastado, el España nº 3 que pasó a llamarse “Castillo de Figueras” y el España nº 5 que se le puso “Catillo de Tordesillas”. Y así fue el comienzo de poner a los buques el nombre de castillos, cosa que continuó haciendo la empresa sucesora tras su fundación en 1.943, tradición que mantiene hasta nuestros días la naviera Elcano, puesto que los dos mercantes puestos en circulación el pasado año, construidos en unos artilleros del norte de China, se les puso el nombre de “Castillo de Navia” a uno y “Castillo de Malpica” al otro, también los nombres elegidos para dos buques metaneros que se están construyendo en unos artilleros de Japón, son los de “Castillo de Caldelas” y “Castillo de Mérida”.

Como vemos, el nombre de “Castillo de Lorca” a uno de sus navíos, fue uno más entre tantos, pero “nuestro” petrolero ha hecho historia, el buque de 172.000 toneladas fue el mayor de los construidos por Bazán en Ferrol, también fue el primero en construirse de una serie de siete que se realizaron durante la década de los setenta en aquellos artilleros, por encargo de cuatro grandes compañías, siendo el “Castillo de Montearagón” su hermano gemelo.

Hoy todos estos petroleros están ya desguazados, pero los dos de la naviera Elcano fueron protagonistas de la célebre “Operación Elcano”.

BOTADURA DEL CASTILLO DE LORCA EN 1974
BOTADURA DEL CASTILLO DE LORCA EN 1974

Esta operación marcó un hito a nivel mundial dentro de la ingeniería naval, pues intercambiaron bodegas y popas de unos barcos a otros, así como sus motores, pasando el Castillo de Lorca de motor de vapor alimentado por carbón, que era más económico cuando se construyó en plena crisis del petróleo, a un motor diesel, mientras que para el otro buque mercante, el Castillo de Lopera, alimentado por diesel y dedicado al trasporte a granel, le iba mejor el carbón, ya que se iba a dedicar a ese tráfico mercantil que tan demandado estaba en esos años de crisis, y que mejor alimentación para él que la propia carga.

La operación llevada a cabo por los trabajadores de la E.N. Bazan, fue tremendamente complicada y audaz, aprovechando hasta el último metro del dique, llegando durante esta operación a la cima de la ingeniería naval, marcando un hito a nivel mundial.

Yo no es que lo entienda mucho, pero cuando la naviera decidió hacer esta complicada secuencia de operaciones de corte y unión entre ambos buques, es porque les sería rentable, lo cierto es que esta transformación se realizo entre los años 1981 y 1985, y no solo se hizo con los dos buques citados, también se hizo entre el petrolero Castillo de Montearagón y el granelero Castillo de La Luz.

En 1.996, en los artilleros Keppel de Singapur, de nuevo se llevó a cabo una operación de ingeniería naval entre el Castillo de Lorca y el Castillo de Lopera, aprovechando la popa del nuestro y la bodega del otro salió un nuevo buque, al que se le puso el nombre de “Castillo de Simancas”, nombre que también recibió un barco francés que fue capturado el 17 de diciembre de 1.937 en el Estrecho de Gibraltar.

Y con la nueva denominación del navío surgido mediante la unión de los dos barcos, acaba la historia de nuestro “Castillo de Lorca”, aunque siempre será recordado por protagonizar aquella operación de inteligencia naval al máximo nivel, operación conocida internacionalmente como “Cut & Glue” (cortar y pegar).

BARCO CASTILLO DE SIMANCAS
El nuevo barco Castillo de Simancas, resultado del “copia y pega” entre el Castillo de Lopera y el Castillo de Lorca

Tampoco se olvidaran de él su tripulación, sobre todo aquellos marineros, que aunque de modo voluntario, marcharon en enero de 1.991 a la zona de conflicto del Golfo Pérsico, contienda donde a menudo se producían bombardeos sobre los petroleros que por allí navegaban.