Inicio Mi Rinconcico Andrés Martínez Rodríguez EL INUSUAL DOMINGO DE RAMOS LORQUINO DE 2021

EL INUSUAL DOMINGO DE RAMOS LORQUINO DE 2021

Han pasado 166 años desde que en 1855 saliera en la Semana Santa de Lorca el primer grupo a pie de personas vestidas de hebreo un Domingo de Ramos, representando el pasaje bíblico de “la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén”, entre palmas y olivos

0

EL INUSUAL DOMINGO DE RAMOS LORQUINO DE 2021. Por Andrés Martínez Rodríguez.

Estoy sentado viendo una histórica y bonita fotografía del pueblo hebreo que guardo desde hace tiempo, cuando escucho sonar el “Tres” en la calle, es tan nítida y real la música que me levanto y me asomo al balcón buscando algo que sabía que no iba a encontrar. La avenida estaba vacía y la música se apagaba a la vez que se alejaba el vehículo que la emitía, al darme la vuelta para entrar en la casa siento como el extremo de la esbelta palma que he puesto como todos los años en el balcón, me roza el brazo y entonces noto como se me eriza la piel y se me agolpan un montón de imágenes y recuerdos de pasados Domingos de Ramos. Evoco el movimiento de las palmas cuando las agitábamos al compas de los gritos de ¡viva el Paso Blanco! en la recogida de banderas, recreo la imagen de las altas palmas apoyadas en la pared frente a la iglesia de San Mateo mientras esperábamos junto a los amigos para entrar en la procesión, siento la tierra de la carrera bajo mis pies y oigo el clamor de los blancos en los palcos hasta llegar a la calle Floridablanca, donde por parejas íbamos haciendo arcos de palmas y olivos para que pasara bajo ellos Jesús sobre la burrica y sin darme cuenta me pongo a entonar el “Dios de Israel“, al igual que hacemos mientras nos dirigimos hacia Santo Domingo, para contemplar la hermosa entrada del trono de San Juan en la capilla del Rosario.

Cuando me pongo de nuevo delante de la fotografía me fijo en los cabellos ensortijados de los niños, en las numerosas palmas que portan, en que la mayoría de las túnicas son sanjuanistas y en la bonita banda que porta el presidente del Paso Blanco D. Juan Bautista Llamas Campoy, situado en un extremo del grupo. Echo de menos el color en la espléndida fotografía de Pedro Menchón tomada en 1945, porque una de las características del pueblo hebreo es la vistosa y multicolor escenografía. Y sobre todo lo que echo de menos son los desfiles bíblico pasionales de Lorca, suspendidos por la maldita pandemia.

Han pasado 166 años desde que en 1855 saliera en la Semana Santa de Lorca el primer grupo a pie de personas vestidas de hebreo un Domingo de Ramos, representando el pasaje bíblico de “la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén”, entre palmas y olivos. Un importante e histórico hecho del que todos los blancos estamos muy orgullosos y en el que todos hemos participado. Esperemos que el silencio que ha tomado las calles de este Domingo de Ramos, solo sea un mal recuerdo cuando el año próximo se vuelvan a recuperar las bellísimas, diferenciadoras y singulares procesiones de Lorca.

Artículo anteriorEl Ayuntamiento de Lorca inicia la plantación de más de una treintena de árboles en los colegios Juan González y Alfonso García de Purias
Artículo siguienteSecrets of Keeping a Celtic Girl Happy