Inicio Mi Rinconcico Andrés Martínez Rodríguez EL PATRIMONIO HISTÓRICO DE LORCA Y LAS PALOMAS

EL PATRIMONIO HISTÓRICO DE LORCA Y LAS PALOMAS

0
EL PATRIMONIO HISTÓRICO DE LORCA Y LAS PALOMAS.
Las palomas, como otras especies de aves, se han adaptado a vivir en las ciudades y Lorca es un buen ejemplo. Si paseamos por calles, plazas y jardines de casco urbano o del entorno, las podemos ver posicionadas en cualquier ventana, hornacina, arquitrabe o tejado de edificios o monumentos.
Según los entendidos se reproducen con facilidad y como es natural defecan por todos lados, convirtiéndose en una verdadera plaga difícil de combatir. La corrosión que provocan las defecaciones de este animal, deteriora gravemente el patrimonio artístico y arquitectónico de las ciudades.
Esta mañana he podido comprobar que las palomas siguen anidando en gran número en la iglesia de la Virgen de las Huertas, donde sus plumas y defecaciones habían colapsado varios desagües provocando humedades y habían manchado elementos ornamentales de la fachada, del exterior de la capilla de los condes de San Julián y del muro de cierre del camarín de la Virgen.
En otros monumentos de la ciudad han anidado desde hace tiempo y su presencia ha sido evidente para los ciudadanos y visitantes, como en la colegiata de San Patricio y en las Salas Capitulares. Durante la restauración de esta iglesia se han ido colocando de forma acertada filas de pinchos antipalomas en todos los lugares donde pueden asentarse estas aves.
En la rehabilitación de la torre de la iglesia de Santa María, que pronto finalizará, se tuvieron que retirar varias toneladas de excrementos de paloma que se habían ido acumulando sobre el pavimento de la primera planta, salvándose de forma sorprendente del derrumbe. Las magníficas pinturas murales de arquitecturas fingidas y falsas perspectivas, que decoran el camarín de esta iglesia desde finales del siglo XVIII, también se vieron afectadas por los ácidos excrementos de las palomas.
Toda prevención es importantísima para la conservación del patrimonio histórico que nos han legado las generaciones que nos precedieron. Sería una estupenda solución para evitar el deterioro de los elementos ornamentales de los monumentos de Lorca por los excrementos de las palomas, limitar el número de aves y disponer de filas de pinchos antipalomas durante rehabilitación de los edificios patrimoniales.
Artículo anteriorPOR LA UNIDAD DEL FÚTBOL LORQUINO.
Artículo siguienteEL DIESEL MAS CARO NOS HACE MAS POBRES – Jesús Pelegrin