Inicio Mi Rinconcico Andrés Martínez Rodríguez UN CUENTO DE NAVIDAD – Andrés Martínez Rodríguez

UN CUENTO DE NAVIDAD – Andrés Martínez Rodríguez

0

UN CUENTO DE NAVIDAD.

Las campanas de la colegiata de San Patricio repicaban para llamar a Misa, era el tercer toque y Juan se encontraba en el centro de la plaza de España, mirando el reloj situado en lo alto del campanario para confirmar que eran las 11 en punto. Había quedado con su amigo Marcial para ir juntos a visitar el belén de la familia Martínez. Era conocida su hermosura y provervial el buen hacer de D. Agustín, él cual estaba todo el año trabajando para ampliar su belén y embellecerlo.

Mientras está esperando, ve pasar a un grupo de jóvenes con panderetas, bandurrias, cascabeles y zambombas. Tras ellos va Marcial que le indica con la mano que se incorpore al grupo. Así lo hace y al poco llegan a la casa de los Martínez. En la puerta están esperando los niños de la familia que alborotados le indican al grupo que entre, una vez atravesado el portón se encuentran con la abuelo Agustín que les conduce a una gran sala donde está montado el belén. Después de dejar unos minutos para que lo contemplen, coge una botella de anís y un cuchillo y le dice al muchacho que dirige el coro que pueden comenzar a cantar villancicos. Pronto se va incorporado el resto de la familia, así como algunos vecinos y los niños que se sitúan en primera fila. Después de un “ratico” cantando villancicos populares el grupo se despide, no sin antes degustar algunos dulces de navidad con una “copica” de licor que la abuela Matilde les sirve en una plateada bandeja.

Juan y Marcial se esperan para ver con detenimiento el belén. Están en ello, cuando ven como Manuel, el benjamín de la casa, se sube a una silla y comienza a mover con gran cuidado las figuras de los tres Reyes Magos. Se vuelve para bajarse de la silla y entonces se percata de la presencia de los dos hombres que lo miran, sonriéndoles el pequeño les dice, “hoy es Navidad y pronto los Reyes llegaran al portal con sus presentes y entonces también llegaran los regalos a todas las casas”. El abuelo Agustín que lo ha oído, coge a su nieto para bajarlo de la silla y dice ”parece que este año los Reyes Magos van a llegar al portal de Belén más rápido que ningún año”. El niño se queda pensativo y acercándose a su abuelo le susurra al oído “abuelo no olvides que son magos”.
La fotografía es del bello belén de mi buen amigo y gran belenista José Antonio Egea del año 2018.

Artículo anteriorLorca se convertirá en la capital internacional del ajedrez desde el jueves 26 hasta el lunes 30
Artículo siguiente¿Sabías qué?. Con este molde se hacían amuletos en el siglo XIII.