Inicio Actualidad Regional Dada de alta la joven que sufrió una picadura de carabela portuguesa...

Dada de alta la joven que sufrió una picadura de carabela portuguesa en Calnegre.

0

Dada de alta la joven que sufrió una picadura de carabela portuguesa en Calnegre.

La joven Naomi Mateos, de 23 años, que ingresó esta semana en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia tras haber sufrido una picadura de la variedad de carabela portuguesa mientras se bañaba en aguas del litoral lorquino de Puntas de Calnegre fue dada de alta ayer por la tarde, según fuentes sanitarias.

Naomi Mateos González, vecina de Murcia, fue este martes a pasar el día a Puntas de Calnegre con una amiga. A mediodía, la joven entró en el mar y, cuando aún iba por la orilla y el agua no le llegaba por encima de las rodillas, sintió una fuerte picadura. Al agacharse para apartar lo que le producía el dolor, el causante de la picadura, un ejemplar de carabela portuguesa, ‘abrazó’ con sus tentáculos su hombro.

Fue socorrida por militares que realizaban maniobras en la zona y por el centro sanitario de Ramonete. Posteriormente fue trasladada a la Arrixaca. Le bañaron con agua caliente para quitarle los tentáculos que aún le quedaban y le suministraron las medicinas adecuadas para estos casos. Este viernes, tres días después, le han dado el alta.

La carabela portuguesa, también conocida como “falsa medusa” o “fragata portuguesa” no es en realidad una medusa sino un hidrozoo sifonóforo cuya picadura es peligrosa y muy dolorosa.

Las cicatrices de la carabela portuguesa tardarán meses en curarse y desaparecer de la piel

Los dermatólogos recomiendan evitar la exposición al sol tras cualquier lesión inflamatoria.

Tardarán meses en desaparecer las cicatrices y puede que las huellas de las picaduras no se vayan nunca. «La carabela portuguesa produce lesiones urticantes y las cicatrices o secuelas desaparecen dependiendo de la profundidad y características de las mismas».

En cualquier caso, añade que «no tienen por qué» ser cicatrices para toda la vida. Y lo que sí recomienda, «como ante cualquier lesión inflamatoria», es que se eviten las exposiciones al sol de la piel afectada.