Inicio Cosas de Lorca Paisajes y pedanias Fulgencio Gil propone la creación de una “Nueva Alameda” de dos kilómetros...

Fulgencio Gil propone la creación de una “Nueva Alameda” de dos kilómetros de longitud

Aprovechando la pista de tierra junto al lecho del río Guadalentín. Es la mejor manera que podemos tener de aprovechar esta vía por encima del río Guadalentín, recuperando un camino que actualmente se encuentra degradado, sucio y lleno de polvo, y que, pese a todos estos inconvenientes, está registrando una afluencia cada vez mayor de personas que lo frecuentan diariamente.

0

Fulgencio Gil propone la creación de una “Nueva Alameda” de dos kilómetros de longitud.

Contaría con arbolado, jardines, aparatos de gerontogimnasia, juegos infantiles, zonas de recreo familiar y un espacio para la realización de eventos socioculturales, que tendría como telón de fondo el castillo de nuestra ciudad.

El portavoz del Partido Popular en el ayuntamiento de Lorca, Fulgencio Gil, ha propuesto la creación de una Nueva Alameda de dos kilómetros de longitud que aprovecharía la pista de tierra existente en la margen izquierda del cauce del río Guadalentín, partiendo de las inmediaciones de La Peñica, río arriba, hasta llegar al Molino del Escarambrujo. Se trata de un itinerario que transcurre de forma paralela a la carretera que comunica con el embalse de Puentes (C-15), entre esta vía y el propio río Guadalentín, pero fuera de su lecho natural.

Fulgencio Gil ha subrayado que es un proyecto ilusionante, que, en términos prácticos, también responde al uso real que las familias lorquinas ya le están otorgando a esta zona, como lugar de recreo, esparcimiento y ocio familiar en la naturaleza. Este espacio se está dedicando, además, a la práctica deportiva, paseos en bicicleta, senderismo y running.

Es la mejor manera que podemos tener de aprovechar esta vía por encima del río Guadalentín, recuperando un camino que actualmente se encuentra degradado, sucio y lleno de polvo, y que, pese a todos estos inconvenientes, está registrando una afluencia cada vez mayor de personas que lo frecuentan diariamente. Su ubicación estratégica permite que los ciudadanos lo utilicen asiduamente, ya que se encuentra cerca del casco urbano y también de parajes de interés natural como son el propio cauce del río y las sierras de la Peñarrubia y El Cambrón.

Fulgencio Gil ha señalado que “lo que queremos es cambiar la ruta de los escombros y la basura, por una Nueva Alameda, con arbolado, zonas de ocio, e iluminación adaptada al entorno. Estamos hablando de un lugar de paseo para las familias, con equipamientos para que las familias lorquinas puedan disfrutar de este enclave, al estilo de los que ya existen en el parque de la rambla de los 17 arcos y en la subida a la ermita de La Salud, en la pedanía de La Hoya”. El perfil de la actuación sigue el modelo del área de recreo que se ha habilitado, por ejemplo, entre la redonda del barrio de San Fernando y el pabellón deportivo de Las Alamedas, paralela al trazado del tramo cuatro de la ronda central.

Estamos hablando de un proyecto que no requiere de una inversión económica desorbitada, y cuya rentabilidad social y urbana sería extraordinaria. Se generaría, además, un nuevo pulmón verde de dos kilómetros de longitud, con árboles y arbustos de especies mediterráneas, jardines y aparatos de gerontogimnasia, juegos infantiles e incluso proponemos que se habilite un especio para la realización de eventos culturales (conciertos, encuentros poéticos, teatro en vivo…) que aprovecharían el encanto de tener como telón de fondo la inigualable imagen de nuestro castillo de Lorca.

Este proyecto parte de una realidad evidente; los lorquinos nos merecemos recuperar las inmediaciones de nuestro río como lugar de esparcimiento, teniendo siempre en cuenta las especiales circunstancias que todos sabemos que existen en caso de fuertes precipitaciones. En Lorca, como ya se está haciendo en muchas ciudades mediterráneas, tenemos que trabajar para que nuestra mirada hacia el lecho del Guadalentín no se restringa sólo al miedo por los episodios de inundaciones. Tenemos muy cercano el ejemplo de proyectos como “Murcia Río”, que nos muestra que se puede compatibilizar su uso como zona de recreo, con las precauciones debidas.

Fulgencio Gil ha manifestado que se trata de una actuación que implementaría la mejora del acceso a nuestra ciudad por el barrio de San Cristóbal, desde la carretera de Caravaca, rubricando el cambio urbanístico de una importante área que ya ha pasado a integrarse prácticamente en el caso urbano, aunque forma parte de la pedanía de Río.

Es el momento oportuno para hacerlo, ya que el ayuntamiento disfruta ahora de más dinero que nunca, con 6,5 millones de euros de superávit y 12 en tesorería, cifras a las que se les suma todo el ahorro que se está embolsando el ayuntamiento por la supresión masiva de fiestas, eventos, Semana Santa, programaciones culturales.

La intervención que proponemos engloba desde las inmediaciones de La Peñica hasta el Molino del Escarambrujo, previendo su posterior enlace con la ruta hacia el Cejo de los Enamorados. Complementaría la inversión que ha puesto sobe la mesa el Partido Popular desde el gobierno regional para la consolidación del Molino del Escaranbrujo y sus jardines. Insistimos, además, en que el ayuntamiento emprenda las acciones tendentes al adecentamiento del Salto, una infraestructura hidráulica de marcada relevancia para los vecinos de Río.

Cabe señalar que este proyecto forma parte de la Red de Cinturones Verdes que el Partido Popular tiene proyectado en toda la ciudad, conformando su primera fase, que está llamada a completarse con el aprovechamiento como zona verde y de ocio familiar del trazado del ferrocarril que se va a soterrar, así como el tramo de rambla entre el barrio de San Fernando y la pedanía de Campillo.