Inicio Varios Belleza y Salud La gripe ha tardado en aparecer, pero ya ha llegado a Lorca

La gripe ha tardado en aparecer, pero ya ha llegado a Lorca

Los médicos de familia comienzan a detectar los primeros casos - El calor está retrasando la aparición de la dolencia este invierno y la intensidad de los picos

0

La gripe ha tardado en aparecer, pero ya ha llegado a Lorca.

Aunque con algo de retraso respecto a otros años, pero la gripe comienza a hacer su aparición en la Región. Las consultas de los médicos de familia son las primeras en notar este goteo de pacientes y en la última semana empiezan a diagnosticarse los primeros casos. Eso sí, todavía la incidencia es muy baja y no ha llegado a los hospitales.

«Hemos empezado a ver casos esta semana, entre dos y tres por consulta», señala a esta redacción un facultativo de un centro de salud. Las altas temperaturas que se están registrando este invierno han hecho que la aparición de la enfermedad se retrase respecto a años anteriores. «Tal y como está evolucionando la incidencia, el pico máximo de la enfermedad no esperamos que llegue por lo menos hasta mediados de febrero», sostiene este médico.

Además, los casos que por el momento están llegando hasta las consultas de los médicos son más leves que en épocas anteriores. «En general cursa con fiebre, malestar y poco más. De momento no llegan pacientes con neumonía ni graves complicaciones que tengan que ser ingresados en el hospital». Y en los centros hospitalarios la situación es de normalidad.

Fuentes de la consejería de Sanidad aseguran que todavía no hay una incidencia destacable de la enfermedad, apenas unos 212 casos registrados en la semana epidemiológica 2 (del 11 al 17 de enero), muy por debajo todavía de la cifra necesaria para considerarla gripe. Finales de enero y el mes de febrero, especialmente las semanas centrales, suelen ser las que concentran los mayores picos de incidencia.

Prevención
La mejor manera de prevenir los problemas que causa la gripe es vacunarse, una recomendación que hace la consejería de Sanidad, que insiste en que la mitad de las hospitalizaciones y casos graves podrían evitarse con la vacuna.

Las autoridades sanitarias insisten en que la vacuna es completamente segura y una garantía para grupos de riesgo, entre los que se encuentran los mayores de 65 años, los enfermos crónicos, las mujeres embarazadas, el personal sanitario y los cuerpos y fuerzas de seguridad. Además, garantizan que la vacuna protege contra las cepas predominantes, con lo que quienes estén vacunados no enfermarán, salvo que sea un catarro, que aunque tiene síntomas similares, no es no mismo.