Inicio Actualidad Jóvenes en paro se gradúan en bordado y policromía tras un año...

Jóvenes en paro se gradúan en bordado y policromía tras un año de estudios

Entre sus últimos trabajos están una bandera bordada en oro y sedas y el dorado del trono pequeño de la Virgen de las Huertas

0

Una de las principales pretensiones de los talleres de empleo es formar a jóvenes en paro en temáticas lo suficientemente novedosas que puedan permitirles en un futuro trabajar en esas materias. Los talleres que acaban de finalizar han destacado por la originalidad de las especialidades. Algunas de ellas, han permitido recuperar patrimonio que se encontraba deteriorado y poner en valor otras piezas que requerían de una terminación más profesional.

Los alumnos de estos cursos se graduaron ayer en un acto en el que recibieron diplomas acreditativos por la formación que han recibido en el último año. En total han sido 90 los desempleados que han participado del aprendizaje de estas especialidades en las que han podido ya desarrollar una actividad profesional en las distintas técnicas en que han sido formados.

Las materias impartidas han sido arreglos y adaptaciones de prendas y artículos de textil y piel, restauración: bordado y policromía, servicios auxiliares de restauración: cocina y sala, celador sanitario, servicios auxiliares de peluquería y estética y dos cursos de bordado lorquino. Las acciones formativas estaban enmarcadas dentro del proyecto FormaT, a través del cual se diseñan itinerarios personalizados de inserción a estos alumnos, con la Iniciativa Urbana para los barrios altos de la ciudad, que está cofinanciada en un 80% por Fondos Feder y el resto por el Ayuntamiento.

La formación ha supuesto un total de 4.115 horas y todos ellos han contado con una beca por asistencia mensual de 300 euros por alumno. Asimismo, se ha contratado a siete monitores con experiencia en cada una de las especialidades. Los alumnos, según explicó la concejal de Empleo, Lali Ibarra, «han aprendido desarrollando una actividad profesional en las distintas técnicas de cada una de las materias». Muestra de ello, añadió la edil, ha sido la realización del trono de San Clemente por el curso de restauración, dorado y policromía.

Otras actuaciones llevadas a cabo por este grupo de alumnos ha sido la confección de los trajes de alguacil y ministriles, y el bordado de la túnica del Cristo de Medinaceli de la iglesia de San Mateo.

El pasado fin de semana en el santuario patronal de Santa María la Real de las Huertas se llevó a cabo la entrega de varias piezas que han sido elaboradas y restauradas en los talleres de empleo. En la escuela de bordados Atenea, de la Concejalía de Empleo, se ha bordado una bandera en sedas y oro que fue entregada a la Hermandad de la Virgen de las Huertas. De igual forma, también se hizo entrega del trono pequeño de la patrona que ha sido restaurado a través del taller de dorado y policromía. El alcalde, Francisco Jódar, aseguró que el Ayuntamiento se sentía satisfecho por «contribuir a mejorar el cortejo de la Patrona de la Ciudad».

El domingo también se entregó una bandera de la Virgen de los Dolores a la pedanía de Almendricos que ha sido bordada en oro con el emblema de María Santísima. El taller de bordado atrajo cuando se puso en marcha gran interés por parte de los lorquinos desempleados por la tradición, sobre todo en las cofradías, que este oficio tiene.

Además, en un año en que el bordado cobra especial protagonismo por ser candidato oficial a la declaración de Patrimonio Inmaterial por la Unesco. En torno al arte del bordado de Lorca y su manifestación en los desfiles de Semana Santa se ha creado un gran interés desde la proclamación oficial.

FuenteFUENTE LA VERDAD
Artículo anteriorPASO AZUL – Cortejo Bíblico
Artículo siguienteComo hemos cambiado – Ovalo de Santa Paula