Home Actualidad Lorca UN NUEVO DESPRENDIMIENTO EN EL CASCO HISTÓRICO DE LORCA PONE EN PELIGRO...

UN NUEVO DESPRENDIMIENTO EN EL CASCO HISTÓRICO DE LORCA PONE EN PELIGRO LA VIDA DE LOS PEATONES ANTE LA INDIFERENCIA DEL PP.

La concejala de Izquierda Unida Verdes, Gloria Martín, ha dicho sentirse “impotente” ante los continuos avisos sobre esta situación de peligro, que son “sistemáticamente ignorados” por el equipo de gobierno municipal del PP que se muestra “indiferente” ante el grave riesgo de que algún desprendimiento pueda tener como resultado la muerte o lesiones graves para algún ciudadano.

0
Compartir

UN NUEVO DESPRENDIMIENTO EN EL CASCO HISTÓRICO DE LORCA PONE EN PELIGRO LA VIDA DE LOS PEATONES ANTE LA INDIFERENCIA DEL PP.

La concejala de Izquierda Unida-Verdes, Gloria Martín, ha denunciado un nuevo desprendimiento en el casco histórico de Lorca que ha podido resultar trágico esta mañana al caer a la acera de la calle Pío XII parte de la cornisa del edificio sito en el número 15 de esta vía.

Martín ha responsabilizado a la concejala de Urbanismo, Saturnina Martínez, y al Alcalde de Lorca, Francisco Jódar, de hacer “la vista gorda” con el pésimo estado de conservación de numerosos inmuebles de titularidad privada que se han convertido en un “peligro vital” para los peatones que atraviesan el casco viejo de la ciudad.

La edil de IU-Verdes ha dicho sentirse “impotente” ante los continuos avisos de su formación sobre esta situación de peligro, que son “sistemáticamente ignorados” por el equipo de gobierno municipal del PP, quien se muestra “indiferente” ante el grave riesgo de que algún desprendimiento pueda tener como resultado la muerte o lesiones graves para algún ciudadano.

Gloria Martín ha tachado de “insensata” y “temeraria” la actitud de la responsable de Urbanismo y del propio Alcalde, quienes se resisten a exigir a los dueños de estos inmuebles “la obligación legal de su conservación” con la finalidad de garantizar la seguridad pública.

La concejala de IU-V reitera su exigencia de aplicar “una política de mano dura” en los casos de viviendas en ruinas, mediante la imposición de multas a los propietarios que incumplan sus deberes “porque está en juego la vida de las personas”. Así mismo, se ha mostrado partidaria de que el Ayuntamiento “explore la vía de la expropiación” en los casos de incumplimiento flagrante de la legislación, de manera que los edificios “que suponen un peligro y ponen en riesgo la integridad física de los vecinos” pasen a ser un “activo” para el casco histórico.