Inicio Mi Rinconcico Antonio Valero de Torres ARTESANIA EN LORCA – Antonio Valero de Torres

ARTESANIA EN LORCA – Antonio Valero de Torres

La artesanía es un tipo de arte que se caracteriza porque se trabaja fundamentalmente con las manos, elaborando diversos objetos con fines comerciales o meramente artísticos o creativos

0
ARTESANIA EN LORCA.

Una de sus características es que se desarrolla sin la ayuda de máquinas, lo que convierte cada obra artesanal en una pieza única incomparable, lo que le da una dimensión especial.

En Lorca disponemos de un Centro de Artesanía, ubicado entre el Palacio de Guevara y la iglesia de San Mateo, diseñado por el arquitecto Juan Antonio Molina Serrano, en donde se muestran y se venden los productos elaborados por los artesanos inscritos en el Registro Artesano de la Región de Murcia. Es un espacio diáfano distribuido en rampas en las que se van exponiendo los diversos artículos y objetos artesanales, hasta llegar al fondo en donde hay un amplio espacio para demostraciones en vivo con telar y torno de alfarero. También cuenta con una sala de exposiciones temporales. Este edificio además de premios a la perfección Turística, obtuvo el Premio a la calidad en la Edificación de la Región de Murcia 2010.

En Lorca existieron gran cantidad de viejos oficios artesanos que estaban agrupados en gremios, que abastecían con sus labores a la gran extensión geográfica lorquina y saltando con frecuencia nuestras entonces largas fronteras. La artesanía que aun subsiste deriva de aquellas viejas estructuras industriales cuyos métodos de fabricación eran únicamente manuales, sin apenas intervención de maquinaria alguna.

De las labores artesanales tradicionales la textil gozó en Lorca bastante relevancia, siendo su florecimiento desde el siglo XVI al XVIII en que alcanza su máxima importancia y expansión. Las fábricas estaban situadas en las márgenes del rio Guadalentín y en un inventario mandado hacer por la Real Justicia de esta ciudad del año 1781, se contabilizaban 52 fábricas de paños y 4 batanes, fabricándose 1.220 piezas de paño de distintos colores. Había 236 telares caseros en los que se tejían sayales, estameñas y picotes de lana e hilo. La rotura del Pantano de Puentes en el 1802 fue una ruina total para esta industria y las otras muchas que compartían las fluviales riberas La industria tardó en reorganizarse y tuvo que llegar el año 1850 para haber creado 78 telares de paños bastos y un número menor de telares de lienzo, dos batanes y cuatro tintorerías.

Actualmente solo subsisten del textil los fabricantes de cobertores de cama, alfombras, cortinas, tapetes, cojines e incluso reposteros, aunque a partir del 1870 con la introducción del telar Jacquard se pudo tejer a dos y tres colores. Estos industriales están localizados en las diputaciones de La Paca y Coy y sus productos son famosos y han sido premiados en distintas ferias y exposiciones.

Otro gremio, que tuvo gran auge y estaba centralizado en el barrio de San Cristóbal, y en la calle Escalante, estaban los talleres y tiendas de alfareros y en el actual campo de futbol Embarre se almacenaban los montones de barro.

El alfarero, hoy, prácticamente ha desaparecido, quedando como único representante de esta artesanía, Inocencio Lario y sus herederos que realizan cerámica artística, siendo muy famosos sus platos y fuentes de imitación antigua y la creación archiconocida de su Jarra de Novia.

El 11 de febrero de 2020 se inauguró la casa del artesano en el antiguo edificio del Pósito, un inmueble del siglo XVI recientemente restaurado, convertido en sede de la Asociación de Artesanos de Lorca (Artelor), en la que preside, acertadamente, un telar de origen árabe en su sala de exposiciones.

El edificio, fue almacén de cereal, carnicería y en el siglo XX albergó el Archivo Histórico Municipal. Ahora es un centro de exposición, divulgación, investigación y enseñanza de los oficios más tradicionales.

Actualmente se organizan cursos, talleres, exposiciones y demostraciones en vivo, además de programas de formación en diferentes disciplinas.

El edificio de tres plantas ha sido sometido a una profunda restauración.

Las obras han permitido reparar los daños causados por el terremoto de 2011 y sacar a la luz restos medievales sobre los que fue construido, como el torreón del reloj, del siglo XII, que perteneció a la muralla islámica de la ciudad, y una escalera de caracol que estaba oculta tras uno de los muros.

El espacio incluye tres elementos declarados Bien de Interés Cultural (BIC): un escudo imperial de Carlos V y los dos escudos del antiguo Concejo Lorquino.

La incorporación de puertas, vitrinas y otros elementos de cristal y de suelos y zócalos de madera ha hecho que el antiguo pósito conserve su esencia. La planta baja está destinada a sala de exposiciones y venta de productos y las plantas segunda y tercera a sala de congresos y a la realización de demostraciones, talleres y actividades de divulgación y de investigación.

Estarán representados todos los oficios, del textil a la alfarería, pasando por la marroquinería, la gastronomía y el tallado de piedra. Artelor, asociación con más de 20 años, ha visto disminuir el número de artesanos, por lo que se pretende poner en valor la artesanía para que no se sigan perdiendo oficios como los de dorador, vidriero o tallador en madera, de los que ya no queda ningún artesano.

En Lorca hay 143 artesanos inscritos en el registro oficial, 16 aparecen a título individual y el resto forma parte de alguna de las 21 empresas lorquinas.

 

/ Imagen del edificio donde está la Casa del Artesano /.

Artículo anteriorEl Paso Azul y el Ayuntamiento de Lorca formalizan la cesión de uso de los terrenos sobre los que se construirá el CIAN, el Centro Integral Azul Las Naves
Artículo siguienteIU-Verdes denuncia la supresión de un badén en el camino de Vera que ha hecho nacer un «río» en la puerta de un vecino