Inicio Cosas de Lorca Monumentos y Casas El puente del barrio, desde 1869 aguantando riadas.

El puente del barrio, desde 1869 aguantando riadas.

El Puente del Barrio fue resultado del sexto proyecto encargado y su construcción duró catorce años, finalizando las obras en 1869 siendo alcalde Francisco Pelegrín, el tatarabuelo de mi abuelo.

1

El puente del barrio, desde 1869 aguantando riadas.

El río Guadalentín habia sido una barrera que separaba la ciudad del Barrio, así con mayúscula, que es como siempre se ha conocido al arrabal de San Cristóbal.
PUENTE DEL BARRIO (4)Para cruzar de un lado a otro, carros y personas no tenían otra opción que vadear la corriente, más o menos intensa. ¿Acaso no había puentes? En realidad, sí existían los de madera, de los que se tienen noticias ya en el siglo XVI. Pero eran unas construcciones poco resistentes a los embates de las riadas y había que reconstruirlos reiteradamente o, incluso, hacerlos de nuevo en su totalidad.
RIO GUADALENTIN Y PUENTE DEL BARRIO
Esa situación ocurrió con la rotura del pantano de Puentes en 1802, que se llevó por delante el puente de madera entonces existente. Según consta en los documentos, en 1810 hubo que hacerlo nuevo, también de madera, pero eso sí, más sólido que el anterior. Sin embargo, a los pocos meses hubo que repararlo y, en 1838, la riada de San Francisco acabó con él.
puente en 1930Según reflejó el investigador Domingo Munuera en un trabajo con motivo del centenario del Puente del Barrio, «los puentes de madera eran de máxima utilidad para los vehículos normales al uso en la época, facilitándoles el paso de una a otra margen, sin tener que vadear el cauce. De ahí el nombre de puente de los carros a la calle y anchurón paralelo a la bajada del actual puente. Su denominación hace sospechar que en ese lugar estaba la primitiva entrada de los puentes de madera».
PUENTE DEL BARRIO 1950La fragilidad de estas construcciones empujó con reiteración a los responsables de la ciudad a buscar una solución más duradera con un puente de piedra. Hasta cinco proyectos se diseñaron entre 1553 y 1865 en que llegó el definitivo. Sebastián Bocanegra fue el autor del primero en 1553, pero no gustó al Concejo como tampoco el que se encargó ese mismo año a Jerónimo Quijano, director de las obras de San Patricio.
PUENTE DEL BARRIO ANTIGUO
En 1771 hubo otro intento con planos de Lucas de los Corrales Ruiz, frente a la puerta de San Ginés. También fracasó el proyecto de Jerónimo Martínez de Lara en 1777, en esta ocasión por falta de dinero. Y la Guerra de la Independencia arruinó el penúltimo intento diseñado por Salvador González Ros en 1807.
PUENTE VIEJO 2
Parece se que la riada de septiembre de 1860 colmó el aguante de los lorquinos que se movilizaron hasta conseguir que el Estado, con la influencia del diputado por Lorca José Posada Herrera, incluyera en sus presupuestos la construcción de un puente sobre un proyecto del ingeniero lorquino Juan Moreno Rocafull. Las obras se iniciaron a primeros de 1865 y las bóvedas de los arcos quedaron cerradas en 1871.
puentes paco mendoza
El puente, de más de cien metros de longitud, estaba formado por tres arcos rebajados, de más de 30 metros de luz, apoyados en pilares de reducidas dimensiones, y en dos grandes estribos, uno de ellos con otro arco de menos tamaño. Es una obra de gran solidez y monumentalidad, realizada con una depurada labor de cantería en la que resaltan los dos tipos de piedra empleados.
PUENTE DEL BARRIOTipológicamente, según la arquitecta Carmen Martínez, representa un ejemplo de la técnica de construcción de los puentes de fábrica según los modelos del ingeniero francés Jean Rodolphe Perronet (1708-1794). La gran aportación de Perronet consistió en que en un puente de arcos múltiples de la misma luz, los empujes horizontales que los arcos transmiten a las pilas se equilibran una vez que el puente ha sido terminado. Eso permitió que las pilas pudiesen ser más esbeltas y los arcos mucho más rebajados.
NIÑOS BAÑANDOSE EN EL RIOLa construcción del puente de piedra no estuvo exenta de problemas, unas veces por las protestas de los vecinos, que tenían serios temores por los daños que pudiera ocasionar la muralla de tierra que rodeaba los trabajos, en el caso de una fuerte riada, y en otras, por la necesaria actualización de los costes, que obligaron a interrumpir las tareas durante largos periodos.
Finalmente, el 13 de abril de 1869, siendo alcalde Francisco Pelegrín, pudieron terminarse las obras, gracias a las gestiones del diputado por Lorca, Lope Gisbert y García-Tornel. En reconocimiento a la ayuda prestada el Ayuntamiento le nombró Hijo Adoptivo y se puso su nombre a la calle que partía del puente hasta la carretera de Granada.
A los seis meses de su inauguración el puente fue sometido a una prueba con la riada conocida como de Santa Teresa, en octubre de 1879.
RIADA SANTA TERESAUn testigo, Daniel Jiménez de Cisneros, refleja en su libro ‘Por tierras de Murcia, 1872-1892’, que «todo el puente vibraba como una pieza, y como al aplicar la mano sobre el pretil se notaba el temblor, la gente no se atrevía a pasar por él; y el temor mantenía casi incomunicadas esas dos porciones de Lorca, y el motivo fue porque estando parte del puente ocupado por la gente que iba a ver la crecida, se sintió un choque violento y el puente se estremeció, huyeron despavoridos, pensando que se hundía.
Al día siguiente se vio una piedra enorme, de varias toneladas y la figura de una almendra, medio empotrada en la grava que el agua trajo rodando, hasta chocar con el pilar que media entre el primero y el segundo arco».
CENTENARIO DEL PUENTE DEL BARRIODe Juan Moreno Rocafull también merece destacarse su proyecto para la traída de agua desde el barrio de San Cristóbal a diversos puntos de la población (plaza de Marsilla, Santiago, Ibreño, del Teatro, etc), donde se colocaron diversas fuentes, cuya inauguración, en 1861, supuso un gran acontecimiento.
    PUENTE DEL BARRIO (2)Su labor también fue reconocida públicamente. En julio de 1900, en tiempos del alcalde Simón Mellado Benítez, el Ayuntamiento, «para perpetuar entre los lorquinos la memoria de quienes se distinguieron por sus beneficios a la ciudad», acordó que la conocida hasta entonces como plaza de la Alberca fuera denominada plaza de Don Juan Moreno.
RIO GUADALENTIN RIADA EN 2012La última prueba de resistencia ocurrió en la riada del 26 de Septiembre de 2.012 donde nuevamente el rio bajo lleno y con fuerza.
Fuente: Antonio Soriano – La Verdad y otros.
Artículo anteriorAprobada la licitación por 530.000 euros para reparar el Palacio de Villaescusa, dañado por los terremotos de 2011
Artículo siguienteAcuerdos de expropiación de distintas propiedades por parte del Ayuntamiento

Comments are closed.