Inicio Cosas de Lorca Personas y Asociaciones El cirujano Don Ramón Arcas Meca un lorquino ilustre

El cirujano Don Ramón Arcas Meca un lorquino ilustre

1

El cirujano Don Ramón Arcas Meca un lorquino ilustre.

Hoy Sábado vamos a conocer y homenajear a un ilustre lorquino Don Ramón Arcas Meca, un renombrado cirujano cardiovascular que ha salvado muchas vidas y que da nombre al recién reconstruido instituto Ramón Arcas Meca de Lorca, antigua escuela de maestria industrial en Avda. Juan Carlos I, 72.

FACHADA ANTIGUO IES RAMON ARCAS MECAPor sus manos han pasado cientos de corazones. Algunos los ha salvado y a otros cuantos les ha prolongado el aliento. Su bisturí ha hecho historia y le ha convertido en uno de los cirujanos y cardiólogo más importantes del país. Este lorquino ilustre desde el año 1993 no es otro que Ramón Arcas Meca. Nació el 10 de marzo de 1943 en el seno de una distinguida familia lorquina. Su formación comienza en el colegio San Francisco y continúa el Bachillerato en el instituto Ibáñez Martín.

Junto a su familia, se traslada a Madrid donde se doctora en Medicina y comienza a ejercer en el Gran Hospital madrileño. Posteriormente obtiene una beca para trasladarse al Instituto Cardiológico de México, y más tarde, a Houston y Chicago, con una breve incursión en Inglaterra. En estos destinos comienza a cosechar prestigio internacional.

PRIMERA OPERACION CARDIACA EN CLINICA DE NAVARRA 1985
RAMON ARCAS MECA – PRIMERA OPERACION CARDIACA EN CLINICA DE NAVARRA 28 OCTUBRE 1985

Tras breves estancias en las clínicas de Vigo y La Coruña, comienza su labor médica en la Clínica Universitaria de Pamplona, en la que dirigió el servicio de Cirugía Cardiovascular y Torácica durante catorce años y medio hasta su incorporación al hospital Gregorio Marañón el 5 de abril de 1988.

RAMON ARCAS MECAEl doctor Arcas ha realizado un millar de intervenciones extracorpóreas y cirugía cardiovascular en niños. Fue el primer cirujanos español que consiguió intervenir quirúrgicamente todo el paquete cardiovascular. El éxito de su trayectoria profesional le ha hecho merecedor de numerosos premios, distinciones y participaciones y congresos. «Desde la conclusión de su carrera universitaria en 1966 con premio extraordinario de Doctorado, su trayectoria, plena de dedicación y esfuerzo, se ve ampliada con nuevos estudios en México, Estados Unidos e Italia. Director de tesis doctorales, autor de numerosos trabajos de investigación editados en publicaciones españolas y extranjeras, activo participante en innumerables congresos nacionales e internacionales», se explicaba en la moción presentada por el Pleno para el nombramiento de hijo predilecto en el año 1993.

RAMON ARCAS MECAUn año antes, en 1992, ya había recibido la medalla de oro de la Región y el premio de la Asociación de la Prensa en el año 1988, así como el premio Ciencia e Investigación otorgado por el diario La Verdad.

Además de ser lorquino ilustre, su ciudad natala le ha horado en otras dos ocasiones. En 1986 poniéndole su nombre a una calle -la que discurre entre la Plaza de Colón y Calderón de la Barca- y a un instituto de Secundaria. «He intentado siempre no defraudar a mis amigos, a mis padres y a mis profesores. Creo que soy un hombre afortunado por haber tenido maestros y profesores que me ayudaron extraordinariamente como Pilar Barnés, Luisa García Mulero, y Francisco Ros. También Rafael Méndez que me ayudó mucho más que como maestro y científico, aprendiendo de él su gran humildad», comentó Ramón Arcas en el acto de inauguración de su calle.

Preocupado por la situación de la sociedad, se considera «un enemigo privado número uno de la televisión. Hay que utilizarla para dar información y entretenimiento para toda la basura y no poner telebasura. El impacto que puede producir en los críos que no están formados es muy grande», dijo en el discurso de inauguración de su instituto, en septiembre de 1994.

ANTIGUA ESCUELA DE MAESTRIA HOY IES RAMON ARCAS MECAEs, junto a Pedro Antonio Ruiz Barnés, el único lorquino ilustre de los que figuran en la lápida de la Sala de Cabildos del Ayuntamiento que permanece vivo y difundiendo su lorquinismo a través de su trabajo y de sus creencias: «para hacer una sociedad progresista hay que tratar de entender a los demás, y eso debería hacerse con el agua».

Comments are closed.