Inicio Cosas de Lorca Paisajes y pedanias IU-Verdes Lorca pide que se habilite una tarjeta especial de aparcamiento para...

IU-Verdes Lorca pide que se habilite una tarjeta especial de aparcamiento para los vecinos y vecinas de pedanías

La concejala de esta formación, Gloria Martín, quienes habitan en la Lorca rural ya están lo suficientemente castigados por la pérdida de servicios públicos que se sufre en sus pueblos y además no son responsables de que el PSOE no haya cumplido su compromiso electoral de conectar el casco urbano con las pedanías a través del autobús urbano

0

IU-Verdes Lorca pide que se habilite una tarjeta especial de aparcamiento para los vecinos y vecinas de pedanías.

La concejala de Izquierda Unida-Verdes, Gloria Martín, ha pedido al ayuntamiento de Lorca que, a través de la empresa municipal Limusa, se habilite una tarjeta especial que reduzca los costes de aparcamiento para los vecinos y vecinas que viven en la Lorca rural.

La concejala de IU-Verdes explicó que los residentes de las 39 pedanías lorquinas se ven obligados a desplazarse al casco urbano en sus coches particulares por falta de alternativas de transporte público, y a sufragar el coste del aparcamiento cada vez que tienen que hacer cualquier gestión en el centro de Lorca.

«Entendemos que estos vecinos ya están lo suficientemente castigados por la pérdida de servicios públicos que se sufre en sus pueblos y además no son responsables de que el PSOE no haya cumplido su compromiso de proceder a la transformación radical del transporte de autobuses urbanos en Lorca para convertirlo en un medio útil, ágil y beneficioso para el medio ambiente, mejorando la conexión entre el centro de la ciudad y las diputaciones», que es lo que prometió en su programa electoral.

Al respecto, la concejala de IU recordó las palabras del hoy alcalde de Lorca, Diego José Mateos (PSOE) cuando, estando en la oposición, prometía «conectar Lorca con las pedanías» o construir un aparcamiento subterráneo, de cinco plantas y 1.200 plazas, en la Alameda de Menchirón, frente a la Estación de Autobuses de Lorca.

Muy al contrario, durante la gestión de PSOE y C’s estos tres años sólo se han creado 500 plazas de aparcamiento público de las 2.000 prometidas, a las que hay que descontar la venta de las 600 del aparcamiento subterráneo Pasarela, situado bajo la plaza de Curtidores, en el barrio de San Diego, «por lo que el saldo es negativo». Pero, sobre todo, se han perdido cuatro líneas de autobús: las que comunicaban Ramonete y Guazamara con el centro de Lorca; la del casco histórico, Óvalo y Castillo; y la que enlazaba el aparcamiento del Francisco Artés Carrasco con el Hospital Rafael Méndez. Además, se han reducido notablemente las frecuencias de paso de los autobuses de Campillo, Santa Quiteria, Río, Cazalla, Tercia o Marchena.

La puesta en marcha del servicio de taxi rural a demanda, otra propuesta de IU-Verdes, lleva «atascada» más de dos años.

Por ello, la concejala de IU-Verdes pidió la creación de una tarjeta especial que permita el estacionamiento a los vecinos de pedanías en las zonas verde y azul previo pago de una tasa que no debe superar los 18,60 euros anuales, que es lo que cuesta la destinada a las tarjetas de residentes.

Gloria Martín también pidió al equipo de Gobierno que realice una campaña informativa para los vecinos y vecinas de pedanías que trabajan en el casco urbano y que no saben aún que pueden beneficiarse de esta tarjeta de residente. «Solo necesitan fotocopia del CIF, IAE o equivalente además del certificado emitido por la empresa solicitante autorizando al trabajador que requiere del estacionamiento, y abonar la tasa», explicó.

Por último, la edil de IU-Verdes también insistió en la necesidad de que el PSOE cumpla con su compromiso electoral de poner en marcha una red pública de bicicletas en distintos puntos de la ciudad, para facilitar el uso de este medio de transporte.

Artículo anteriorEl Ayuntamiento de Lorca organiza varias actividades con motivo de la celebración del mes del Medio Ambiente que se conmemora en junio
Artículo siguienteBAÑOS DE CARRACLACA – Antonio Valero de Torres