Inicio Actualidad Regional La Guardia Civil desmantela una banda especializada en el método del «SIM...

La Guardia Civil desmantela una banda especializada en el método del «SIM swapping» o clonado de tarjeta SIM

El grupo criminal se habría apoderado físicamente del dinero estafado por medio de transferencias bancarias o por reintegros en cajeros de salones de juegos en la provincia de Alicante y Murcia. Con esta actuación, los agentes han logrado recuperar más de 90.000 euros del total de las cuantías estafadas en diferentes puntos del territorio español.

0

La Guardia Civil desmantela una banda especializada en el método del «SIM swapping» o clonado de tarjeta SIM.

La Guardia Civil de Alicante, en el marco de la operación Rulsimlute, ha desarticulado un grupo criminal especializado en ciberestafas por los métodos de ‘phising’ y de ‘SIM swapping’. La banda de forma ilícita había obtenido una cuantía económica de más de 126.000 euros, procedente de las cuentas bancaría de sus víctimas. Todos los miembros de la banda han sido detenidos en las provincias de Alicante y Murcia, siéndoles imputados los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, usurpación de estado civil, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.

En el mes de marzo de 2022, tras las denuncias interpuestas por un conocido banco español, el Equipo @ de la Guardia Civil de Alicante tuvo conocimiento que varios de sus clientes estaban siendo víctimas de unas estafas cometidas por medio de la utilización de las nuevas tecnologías. Al no tratarse de un hecho aislado y con la finalidad de esclarecer los hechos denunciados, los agentes dieron inicio a la operación Rulsimlute.

Tras el análisis de la documentación recabada y el estudio del modus operandi utilizado por los delincuentes, los agentes llegaron a la conclusión que se encontraban ante un grupo criminal con un alto nivel de especialización en lo referente al uso de las nuevas tecnologías, ya que utilizaba un sistema que resultaba de la combinación de dos métodos conocidos y utilizados por los ciberdelincuentes.

Por un lado para obtener los datos personales de sus posibles víctimas utilizaban el método del ‘phising’, y para ello enviaban de forma masiva correos electrónicos fraudulentos, suplantando para ello la identidad de un conocido banco español.

Y por otro lado, el anterior método era combinado por otro método conocido como ‘SIM swapping’ o clonado de tarjeta SIM. Durante la aplicación de este nuevo método, entraba en acción uno de los líderes de la banda, el cual trabajaba en una tienda de telefonía móvil de la localidad de Orihuela. El trabajador solicitaba un duplicado de la tarjeta SIM vinculada al número de teléfono de la víctima elegida, posteriormente tomaba el control de su banca digital y así de forma fraudulenta, transfería grandes cantidades económicas desde la cuenta bancaria de la víctima hasta las cuentas de las mulas económicas.

Los agentes determinaron que la banda se encontraba estructurada de una manera organizada y definida, distribuyendo previamente a la comisión de los delitos las tareas de forma concreta y disciplinada.

El grupo criminal estaba compuesto por un lado por los líderes: el empleado de la tienda de telefonía móvil, un varón de 40 años y de nacionalidad española, y por dos hermanos de nacionalidad marroquí de 35 y 33 años de edad, teniendo estos últimos el rol de dirección de la banda, captación y control de los muleros económicos.

Por otra parte, se encontraba la red de muleros, quienes facilitan sus números de cuenta bancaria para recibir de forma fraudulenta las transferencias económicas procedentes de las cuentas de las víctimas, pero también realizaban extracciones bancarias o compras en salones de juegos ubicados en la zona de la Vega Baja y Murcia. Posteriormente, a cambio de una remuneración económica, entregaban las cantidades estafadas a los cabecillas.

Una vez identificados y localizados todos los miembros del grupo delictivo, entre los meses de marzo a junio del presente año, los agentes de forma escalonada, llevaron a cabo la explotación de la operación.

Primeramente, el día 30 de marzo se detuvo al trabajador de la tienda de telefonía y líder de la banda, realizando un registro en su domicilio en la localidad de Elche. El mismo día en diferentes actuaciones de la operación, se detuvieron a 10 mulas económicas.

A continuación, el día 5 de mayo se detuvo a los dos hermanos, realizando registros en sus dos viviendas ubicadas en Orihuela y Redován.

Finalmente, la explotación concluyo el día 1 de junio con la detención de 3 nuevas mulas económicas, siendo un total de 13 mulas las detenidas en toda la operación, eran personas de diversas nacionalidades, española, uruguaya y brasileña, de entre 26 y 48 años de edad, una de ellas mujer y el resto varones.

El Juzgado de Guardia e Instrucción de Orihuela, que es la autoridad judicial que lleva la causa, ha decretado el ingreso en prisión de uno de los hermanos, mientras el resto de miembros, han sido puestos en libertad con medidas cautelares. A los detenidos, en diferentes grados de participación, se les han imputado los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, usurpación de estado civil, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.

La Guardia Civil en sendos registros ha podido recuperar diverso material, entre los que destacan: diversos dispositivos de telefonía móvil; diversas tarjetas SIM; 40 pastillas de metilenodioximetanfetamina (MDMA), también conocido como éxtasis; 5 kilogramos de cogollos de marihuana; 2.059 euros fraccionados en varios billetes y monedas de diverso valor; un arma de electrochoque, comúnmente conocido como táser; y además los delincuentes disponían de dos armas cortas de fuego listas para su uso y de dieciséis cartuchos de munición real.

También se han bloqueado diversas cuentas bancarias pertenecientes a los miembros de la banda, logrando de esta forma recuperar más de 90.000 euros del total estafado.

Hasta el momento, la Guardia Civil ha podido acreditar que la red por medio de este método consiguió una cuantía total de más de 126.000 euros, procedente de diferentes cuentas bancarias de diez víctimas residentes en las provincias de Ciudad Real, Salamanca, Navarra, Zamora, Santa Cruz de Tenerife y Huelva. La operación no se da por concluida, por lo que no se descarta que aumente el número de víctimas cuando sea analizada toda la documentación incautada.

Artículo anteriorLa Escuela de Verano de la Concejalía de Deportes de Lorca arranca con un centenar de niños de entre 6 y 11 años disfrutando de multitud de actividades físicas y de ocio
Artículo siguienteFomento ultima las obras del paso subterráneo de San Antonio de Lorca con tres rotondas que mejorarán la seguridad vial